Mundo deportivo

Ready for the party
Lista para la fiesta
Autor: Andrés Felipe Bedoya Serna
10 de Julio de 2014


Cada vez falta menos para la celebración del XXV Clásico Nacional de Ciclismo Infantil. Por ello miles de niños alistan sus “caballitos de acero”.


Foto: Rubén Dario Marín Cortés 

Sara Luján Úsuga nació el 9 de abril de 2005. Participará en la categoría Solidaridad.

Dicen que es tímida, pero qué va. Al menos en el desarrollo de esta nota, Sara se desenvolvió con soltura y tranquila, muy segura y con la convicción de que el domingo 27 de julio venidero será un día inolvidable para ella.


Sara Luján Úsuga ya perdió la cuenta de cuántas veces ha participado en el Clásico Nacional de Ciclismo Infantil. Mentalmente y tocando sus dedos comienza a repasar pero las cuentas no le dan. “Son muchas, recuerdo que en la primera corrió en triciclo. Si no me fallan los cálculos, esta será la sexta ocasión”, le ayuda su papá, Julián Luján.


Con nueve años de edad, Sara sigue la tradición que inició hace diez años su hermana mayor, Catherine, quien ya tiene 17 años y está en la Universidad. “Cathe” participó en varias ediciones del clásico hasta los 14 años, tope de edad para disfrutar del certamen.


En la unidad donde vive la familia Luján Úsuga no hay un espacio adecuado para montar en bicicleta. Pero residen cerca de la Unidad Deportiva Atanasio Girardot, y por ello la ciclovía de los domingos es un plan obligado para ellos.


“Aprendí a montar a los seis años. Y sin rueditas de apoyo”, aseguró la protagonista de esta nota, quien reconoció que se le perdieron casi todas las medallas de sus participaciones anteriores en el clásico.


Haciendo un ranking de sus deportes favoritos, el ciclismo ocupa el primer lugar en las preferencias de Sara. Luego está la natación, de hecho en su unidad disfruta constantemente de la piscina, y últimamente el ballet ha venido ganando terreno.


“Me gusta mucho por los movimientos y porque es muy bonito. Por eso voy a empezar clases los sábados”, dijo la niña, quien también goza viendo fútbol, pasión que le trasladó su padre.


“En las vacaciones me vi todos los partidos de Colombia, con mucha emoción y gritando los goles”, aseguró Sara, quien llenó con fervor el álbum del Mundial y solamente le falta una lámina para completarlo. “Es un jugador de Irán”. La tiene clara la pequeña Sara.