Economía

Confidence in Colombia revaluates the peso
Confianza en Colombia revalúa el peso
Autor: Duván Vásquez
26 de Junio de 2014


Después de casi cuatro años, en enero de 2014 el precio de la Tasa Representativa del Mercado (TRM) alcanzó un monto igual o superior a los $2.000 en su cotización diaria, pero ahora regresó a sus promedios históricos. 


El Producto Interno Bruto (PIB) colombiano creció un 6,4 % en el primer trimestre de 2014, de acuerdo con el reporte del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).


Sin duda, desde el año pasado la economía muestra importantes índices positivos que traen consigo más confianza inversionista y por ende más dólares para inyectar en negocios en el interior del país. Sin embargo, eso ha ocasionado que hoy la TRM se cotice en $1.880,37 y que haya caído casi un 2 % en relación con el inicio de año, lo que hace que el peso colombiano se revalúe frente a la divisa norteamericana.


De acuerdo con el docente de Economía de Eafit, Humberto Franco González, son tres factores que han provocado esta apreciación de la moneda colombiana, debido a que están ligados a una política interna y a un contexto internacional que obviamente tiene su incidencia en este país.


Es así que ante la inminente inflación que se acerca a la meta anual (entre 2 y 4 %) en los corridos seis meses de este 2014, el Banco de la República decidió en su última junta aumentar en 25 puntos básicos la tasa de interés de intervención y la fijó en 4 %. Entonces, aunque no es la intención del Emisor, “es factible que haya generado una entrada de capitales que no son productivos, porque estos son rentistas, es decir, que son inversiones que solo llegan atraídos por su rendimiento”, manifestó Franco González.


Hay un segundo factor y es de orden internacional, porque es lo que se conoce como la política de normalización monetaria en los Estados Unidos, que consiste en que la Reserva Federal ha dejado de dar estímulos al mercado norteamericano, entonces los inversionistas tienden a buscar otros mercados más atractivos como Colombia.


Y en tercer lugar, las inversiones se dirigen a  este país, porque la economía colombiana genera una expectativa ante el mundo, debido a que crece por encima del 6 % y da una buena imagen. Por eso, según el catedrático de Eafit, “en este caso, ya los capitales no son solo de corto plazo sino de largo y esos son los que necesitamos. Entonces eso ha incidido sobre la tasa de cambio y su cotización en los últimos meses en el país”.


En eso coincide Jhonny Vargas, docente de Economía de la Universidad Nacional, quien explicó que esa confianza en Colombia se ha traducido en que los inversionistas han decidido invertir en títulos valores como TES (Títulos de Tesorería), lo que ha permitido mayor afluencia de dólares dentro del país.


Además, “los precios del petróleo han retomado también su tendencia al alza y eso aumenta los niveles de confianza, especialmente para invertir en el sector minero-energético”.


Entonces, esa mayor cantidad de divisas en el mercado colombiano provoca que estas se pongan más baratas y por consiguiente la moneda local aumente su valor (se revalúe). Por eso, el Banco de la República aumentará su programa de compra de dólares a US$2.000 millones entre julio y septiembre, con el fin de retirarlos de la circulación y frenar la revaluación.



Perjudicados y beneficiados

Ante la inminente apreciación del peso que ha regresado en la mitad del año, hay algunas actividades económicas que se preocupan y otras que celebran.


“Normalmente la revaluación va a golpear a los exportadores y también a los productores nacionales que compiten con las importaciones, porque llegan bienes más baratos”, indicó el profesor de Economía de la Universidad Nacional, Jhonny Vargas.


En contraste, el catedrático explicó que se verán muy beneficiados los empresarios importadores, que traerán al país más productos a bajos precios que favorecerán al consumidor final. Además, los viajeros al exterior contarán con ventajas porque obtendrán más dólares para gastar por cada peso cambiado.


Por eso, para mantener una equidad, el Gobierno calcula que la tasa de cambio más conveniente es en $1.950.