Nacional

Unit of Intervention against illegal mining
Unidad de Intervención contra minería ilegal
25 de Junio de 2014


La creación de la Unidad Nacional de Intervención Contra la Minería Ilegal (Unimic), pretende combatir y desmantelar el proceso ilegal que tiene la mayor parte de minería que se realiza en el país.


Foto: Cortesía 

La minería ilegal en el país está generando pérdidas económicas y un daño extremo al medio ambiente. 

EFE/Redacción


El Gobierno creará la Unidad Nacional de Intervención Contra la Minería Criminal (Unimic), la cual, según afirmó el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, “se encargará de combatir la sustracción, tráfico y venta ilegal de productos mineros en el país”.


La Unimic trabajará en coordinación con la Fuerza Pública, los entes de control y los ministerios de Defensa, Minas y Energía, Interior y Ambiente; esto para controlar la actividad minera ilegal, que afecta a la biodiversidad y a las comunidades donde se explotan esos recursos. “Las instituciones que integrarán la Unimic realizan un análisis jurídico para crear el nuevo paquete normativo y regulatorio que facilite combatir todos los fenómenos criminales de la minería”, explicó el Ministerio de Defensa en un comunicado.


Juan Carlos Pinzón añadió que “por ahora, el Gobierno estudia qué institución dirigirá la unidad y bajo qué tipo de acto administrativo la pondría en funcionamiento”.


En febrero pasado, el presidente Juan Manuel Santos, y su homólogo peruano, Ollanta Humala, firmaron en Cartagena un acuerdo de cooperación para hacer frente a la minería ilegal durante una visita oficial del mandatario peruano al país. En esa ocasión, Santos manifestó que la minería ilegal afecta a Ecuador, Colombia, Brasil y Perú, y subrayó que este último “ha tenido una política bastante eficaz”, por lo que el país podría aprender de su experiencia.


La conformación de la Unimic se hizo efectiva tras nueve meses de trabajo conjunto entre las instituciones que integran el Gobierno, “las cuales evaluaron las políticas, procesos y procedimientos jurídicos existentes contra la minería criminal”. Según el Estado, este tipo de delito ha sido utilizado por los grupos guerrilleros y narcotraficantes para financiar sus actividades delictivas.


En lo corrido del año, las autoridades colombianas se han incautado de 87 kilos de oro extraído ilegalmente y uno de platino, cuyo precio en el mercado es de 7.200 millones de pesos.


En las operaciones fueron capturadas además 840 personas y fueron intervenidas 231 minas, de las que 131 fueron suspendidas. 


La ilegalidad


Según informes del Senado de la República, la minería en Colombia en un alto porcentaje es ilegal. De 14.000 actividades mineras apenas tienen título minero el 37 %. Este es el resultado de la ausencia del Estado en el proceso de extracción de minerales.


Este delito se encuentra tipificado en el Código Penal, Artículo 338, en el que se explica que “el que sin permiso de autoridad competente o con incumplimiento de la normatividad existente explote, explore o extraiga yacimiento minero o explote arena, material pétreo, por medios capaces de causar graves daños a los recursos naturales o al medio ambiente”.


La Contraloría General de la República advirtió que el país está al borde de un desastre ecológico, por la ausencia y escasez de normas para perseguir la ilegalidad. En casi todos los casos se está en un 67 % sin título minero, es decir que se está explotando y explorando yacimientos de manera ilegal cometiendo un delito. La minería ilegal trae una serie de efectos negativos para la economía y para la misma sociedad porque no tienen licencia ambiental, que se debe exigir no solo al que explota sino al que explora, hoy en día so pretexto de estar haciendo exploración se hace explotación.



La enfermedad holandesa

La enfermedad holandesa se da cuando un sector de la economía, en este caso el minero energético, tiene un desarrollo inusitado, en desmedro de los otros. Los síntomas que son inequívocos son la gran participación en el PIB y un alto porcentaje en las exportaciones colombianas en donde tiene más del 70 % y además la inversión extranjera directa se dirige a ese sector en más de un 80 %.


El exministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, aseguró que la enfermedad holandesa está en unos grados muy elevados y es la causante de la desaceleración económica que afecta sensiblemente a los sectores exportadores. Trae muchos dólares y atrae la inversión extranjera directa que es muy rentable. En los últimos tiempos los precios y la manera como se explota y se explora han avanzado, por ejemplo, la onza de oro estaba hace 10 años en 300 dólares y hoy está en 1.500 dólares, lo mismo se puede hablar del carbón, del petróleo y otros minerales.


Esa enfermedad hace que los inversionistas atraídos por la rentabilidad inunden el país de dólares y como consecuencia el peso se revalúe y los exportadores colombianos particularmente de origen agrícola se vean seriamente afectados. En parte el paro cafetero se debe a que sus ingresos se han venido abajo, al igual que los de los floricultores, fruticultores y, en el Valle del Cauca, los cañicultores.