Economía

Without political rights, EPM (Medellín’s Public Utilities Company) would disinvest in ISAGEN
Sin derechos políticos, EPM desinvertiría en Isagén
Autor: Duván Vásquez
25 de Junio de 2014


A pesar de que el Consejo de Estado retiró las medidas cautelares que suspendían la enajenación de Isagén, el Gobierno Nacional todavía no ha reprogramado el cronograma de la subasta en la que quedan cinco consorcios del extranjero.


Empresas Públicas de Medellín (EPM) reiteró ayer al Concejo la necesidad de contar con su visto bueno para vender el 12,95 % que posee en Isagén, en caso de que se pongan en riesgo sus derechos políticos ante la participación de un nuevo inversionista estratégico que se haga del control accionario de la generadora.


Así lo manifestó Juan Esteban Calle Restrepo, gerente de EPM, luego de que este domingo su socio para la puja por el 57,61 % de las acciones de la Nación en Isagén, la brasilera Companhia Energética de Minas Gerais (Cemig), declinara en su interés por la generadora colombiana, porque la Junta Directiva determinó que “no es posible lograr una estructura financiera que permitiera alcanzar un retorno adecuado de la inversión para ser aprobada por su directorio”.


Ese argumento sobre falta de rentabilidad es similar al que oficializó el Grupo Argos ante su retiro del proceso de enajenación, en el que la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) la había condicionado con la renuncia de sus derechos políticos en sus filiales Celsia y Epsa.


Así las cosas, EPM, compañía que debía unirse con otro inversionista y aumentar máximo su participación en Isagén a 20 %, queda fuera de la carrera por la tercera generadora de energía del país. En ese sentido, dejaría que su inversión en Isagén, que actualmente se ha cuadriplicado porque pasó de $313.703 millones a $1,134 billones en diez años, quede a las pretensiones del nuevo dueño.


Por tal motivo, el gerente de EPM indicó que es necesario que el Concejo de Medellín apruebe la desinversión, porque “tenemos un capital público muy grande en Isagén, más de US$650 millones, y no nos gustaría quedar con una participación minoritaria sin ningún tipo de derechos”. Es así que se había negociado unas condiciones con Cemig para que ellos pudiesen comprar la generadora y EPM estaría cómoda en la compañía, como funciona con el control del Gobierno Nacional.


De acuerdo con Calle Restrepo, muy posiblemente con el nuevo mayoritario se reduzcan los miembros de la Junta Directiva de Isagén y por ende la compañía antioqueña quedaría por fuera de las decisiones de la generadora. Sin embargo, si la ganadora de la subasta es compatible con los principios filosóficos de EPM, se llegaría a un acuerdo para mantener la participación.


En contraste, el concejal Miguel Andrés Quintero, quien está en contra de la decisión de EPM de vender su participación en Isagén, manifestó que no se ha tenido en cuenta que esa generadora pronto inaugurará la hidroeléctrica Hidrosogamoso que va a dar mucha rentabilidad. Además, esa opción sería un detrimento del patrimonio público porque en estos momentos esa compañía, en las condiciones que está, le genera alrededor de $25.000 millones anuales al Municipio de Medellín, que se ven reflejados en las inversiones sociales de la ciudad.


Por su parte, Óscar Vallejo, presidente de Sintraisagén, sindicato que está en contra de la venta de la generadora, adujo que “ahora quedó todo el panorama para que la empresa sea adquirida por un privado extranjero”. Entonces, si EPM vende su participación ya no solo se enajenaría el 57 % sino un 70 %, lo cual deja privatizada a Isagén en más de un 90 %, en un sector tan estratégico como es el de energía.


A diferencia de ellos, Rodrigo Toro, exgerente Financiero de la generadora y actual mandatario de Dueños de Isagén, colectivo que quiere comprar la empresa, aseguró que la desinversión es “la opción más estratégica” y una “posición racional”, porque habría un riesgo sobre las decisiones que se tomen sobre ese activo debido a que “lo que vale en un negocio estratégico es el control de la compañía y eso es precisamente lo que está vendiendo el Gobierno Nacional”.



Impacto en la Bolsa

Según Rodrigo Toro, exgerente Financiero de Isagén, la decisión tomada por Cemig y EPM traerá unas reacciones hacia la baja en el precio de las acciones de la generadora en la Bolsa de Valores para esta semana (precisamente ayer ya había caído casi un 1,6 %), porque “dan un mensaje negativo a los inversionistas” de que el valor de Isagén está muy alto y que la tasa de retorno de la inversión no sería tan rentable como se ha hecho ver por el Gobierno Nacional o por las compañías interesadas.