Política

The last interview
La última entrevista
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
25 de Junio de 2014


En un diálogo radial con el periodista Fernando Vera, el fallecido congresista electo del Polo, Rodrigo Saldarriaga, reafirmó sus férreas convicciones como político de la izquierda democrática.


Foto: Archivo El Mundo 

Esta fue la última foto que publicamos de Rodrigo Saldarriaga antes de su muerte. Fue a finales de marzo pasado cuando en la misma Registraduría Departamental de Antioquia, tras concluir los escrutinios, festejó con familiares y camaradas del Polo su elección como representante a la Cámara.

Por esas cosas que tiene la vida, el fallecimiento del congresista electo Rodrigo Saldarrriaga le permitió al periodista Fernando Vera contestar una llamada del rector del Instituto Jorge Robledo, Federico García Posada, quien le reveló y recordó que ellos tres fueron compañeros en primaria en la UPB terminando la década de los años 1950.


Este detalle no lo sabía el comunicador, quien posteriormente fue durante más de cuarenta años un gran amigo de Saldarriaga por aquellas cosas de la bohemia, del teatro, de la poesía, la literatura, la música, la política y por las inolvidables tertulias de los años setenta y ochenta.


Vera, quien lo conoció muy de cerca, lo calificó como un erudito, un bohemio y un enamorado del amor, y por esa perenne amistad que sostuvieron hasta su muerte, días antes la vida le dio la oportunidad, el lunes después de la segunda vuelta presidencial (16 de junio) de entrevistarlo sin saber que sería la última porque el cáncer ya estaba afectando a este duro contestatario y militante de la izquierda antioqueña, que no creía en el sistema electoral colombiano y acusaba públicamente que “esos pícaros nos van a robar la curul de la Cámara” pero que al final logró a finales de marzo pasado en unos apretados escrutinios, pero que no podrá ejercer a partir de este próximo 20 de julio. Sin embargo, quedó este testimonio radial en el Radioperiódico Clarín:


 -Maestro Saldarriaga, ¿cuál es su lectura de lo acaecido ayer en la segunda vuelta presidencial?


 “Para nosotros la lectura es muy sencilla, nosotros somos el partido de oposición y eso queda absolutamente claro.


Fue un pulso muy duro entre los que el senador Jorge Robledo llama los "caballos del mismo dueño que corren en el hipódromo", empujando unas elecciones de una vulgaridad que no tiene memoria en Colombia.


Era previsible que Juan Manuel Santos sacara toda la estantería y pusiera toda la maquinaria política a funcionar y era muy difícil que el Centro Democrático pudiera recoger más votos que el presidente.


Nosotros nos reafirmamos como el único partido de oposición, porque es el único que tiene un programa diferente y anti-neoliberal, porque los dos candidatos estaban presentando la misma opción.


Ellos dos rápidamente van a subsanar sus heridas y dolores y van a reconfigurar una dictadura que es lo que hace mucho tiempo en Colombia sigue funcionando”.


-¿Pero esa oposición quién la liderará en el Congreso de la República, la parte del Polo que desatendió el guiño de la excandidata Clara López o el Centro Democrático, que tendrá, nada menos, a Álvaro Uribe como senador?


 “El país tiene que entender qué es exactamente una oposición. Una oposición no puede ser un mismo programa, con un mismo ideal económico, social, etc., porque eran dos opciones enfrentadas por unos puestos en el Gobierno.


El Polo se reunificará después de la campaña electoral, las mayorías del partido están por la reunificación y nosotros estamos moviendo las mayorías, las facciones que estuvieron con Robledo y vamos a presentar un partido de oposición que sacó dos millones de votos en la campaña presidencial”.


 -Pero hay personas que se atreven a decir que la excandidata Clara López haría parte del Gabinete de Santos en su segunda administración. ¿Usted cree que eso será posible?


 “Ante eso la señora Clara López tendría que renunciar al partido porque la resolución tras la primera vuelta fue muy clara. Cuando el Polo dejó en libertad para votar por cualquier candidato en la segunda vuelta cerró ese planteamiento diciendo que seríamos oposición a la administración de Juan Manuel Santos o al posible gobierno de Óscar Iván Zuluaga.


En el Polo las cosas hay que cumplirlas y si la señora López o alguien del Polo acepta hacer parte del Gobierno de Santos, por ética y por dignidad debe renunciar al partido.


La lección de ética que dio Carlos Gaviria cuando anunció su voto el país debería aprenderla. Si alguien del Polo se atreve a hacer parte del Gobierno, cosa que la puede hacer perfectamente porque el Polo no es una camisa de fuerza, debe renunciar al partido”.



Alcaldía y Gobernación

 -¿Qué posición debe asumir el Polo y su diputado en la Asamblea Departamental frente a las candidaturas a la Gobernación de Antioquia y a la Alcaldía de Medellín, y en torno a los temas que se debaten en la región?


“Nosotros desde el mismo momento en que salimos de la anterior campaña electoral en la que fui elegido a la Cámara, comenzamos a tratar el tema de la Gobernación y de la Alcaldía, de la Asamblea y de los concejos municipales de los municipios del departamento.


El Polo está en una actividad política febril porque como partido de oposición no podemos descansar un segundo y tenemos claro que debemos presentar nuestros candidatos, tenemos que agitar nuestras banderas, tenemos que decir quiénes somos, para eso es la actividad política.


Nosotros no nos negamos a hacer coaliciones con nadie, está abierta la opción y miraremos, como siempre, esas coaliciones qué significan para nosotros hacer unos acuerdos programáticos. Todo el mundo sabe lo que nosotros pedimos, solicitamos y a veces exigimos como son la defensa de la propiedad pública, el trabajo decente, etc. Nosotros no estamos para armar alianzas burocráticas o para que nos estén ofreciendo una cosa o la otra.


Lo que queremos decirle a la sociedad antioqueña, a su clase política y a sus dirigentes es que el Polo es un partido de oposición que representa a sectores muy importantes de la sociedad y no somos simplemente una guachafita de unión de la izquierda para agitar banderas en una campaña electoral.


Nosotros somos un partido de oposición, con un ideario, con unos intereses y en lo departamental y municipal también tenemos unos programas y unas banderas muy distintas a los otros partidos”.