Columnistas

¿Aceptar y callar, o abrir la boca?
Autor: Mariluz Uribe
23 de Junio de 2014


Hace ya rato, una noche de viernes, mirando ese magnífico programa donde por medio de dibujos se corrigen en forma divertida y acertada errores de castellano...

1

Hace ya rato, una noche de viernes, mirando ese magnífico programa  donde por medio de dibujos se corrigen en forma divertida y acertada errores de castellano, dijeron algo que  según lo  estudiado en mi carrera de Filología, y según Núñez, Caro, Cuervo y mi gran maestro paisa Octavio Harry, no es así: 


A unos pintorescos escritores que decían “visité París”,  los lindos negritos profesores los corrigieron diciéndoles que se decía “visité a París”, porque era complemento directo. 


Hay páginas enteras sobre  “El uso de la preposición A en el acusativo”. Este uso varía.


El caso Acusativo es el complemento que recibe directamente la acción del Verbo. Así se dice: Visité a María, pero se dice: Visité París. Sólo se diría visité a París si se estuviera personificando a París como algo tan especial, vivido y amado que lo  tratamos como si fuera una persona. 


Después salió allí algo grave, referente a la salud, se recomendaba que en lugar de hervir el agua se la pusiera al sol en una botella plástica. No señores, mucho cuidado, el plástico sometido a altas temperaturas como el sol o el microondas, y a bajas temperaturas como la nevera, libera los famosos y dañinos Radicales libres pésimos para la salud. Pueden preguntar a un médico, a un biólogo. Un estudiante de Medicina, compañero en el Goethe Institute me regañó una tarde que yo estaba tomando agua de botella, me dijo que si yo sabía de dónde había salido eso, y que si no sabía el tiempo que eso había pasado en neveras, en transportes de camiones al sol y otra vez en neveras. ¡Y me quitó mi botellita! No lo olvido y le agradezco, espero se haya graduado con honores y siga su buen camino, pues tenía toda la razón. Y prevenir es mejor que curar. ¡Un concepto que no rige en nuestro país! Y hasta que las Medicinas Pre y Post y etc. no enseñen eso, vivirán arruinadas. 


A veces enciendo el  televisor mientras como, cuando estoy sola o mal acompañada, y puedo decir que cada noche me pillo al menos 5 errores. Y apunto. Algo menos frecuente sucede cuando uno lee, pero sucede. Y cómo quisiera estar equivocada, pero realmente ocupé buenos puestos en mis  Universidades y estoy escribiendo desde los 11 años, herencia de mi padre, liberacionista, escritor y periodista, que además  de darnos el ejemplo, nos corregía cada vez que abríamos la boca, al punto que una vez le pedí que me comprara un pasaje a la luna, para que no me reprendiera más. El no supo por qué.  


Una vez que me metí al Canal 1, salió una sesión religiosa de esas que limpian cerebros (y bolsillos) y que confirman que con la labia se maneja el mundo. 


Cuando crecí y me estaba preparando para la primera comunión un sacrificio era por ejemplo no comerse la galletica rica y comerse en su lugar un huevo tibio... Y sacrificio en la Biblia era matar un inocente animalito del pastoreable rebaño  o en el caso de Abraham que era tan obediente, matar a su propio hijo Isaac. Pero en las modernas iglesias (ekklesia: palabra griega que significa asamblea, siglo V a. C. ) entiendo que el llamado sacrificio consiste en regalar algo para el mantenimiento de pastores, templos que ni Sansón podría tumbar, y espacios en la televisión. Iglesias donde todos los “fieles” resultamos ser ovejas de ese aprisco, y donamos nuestro sacrificio muchas veces mendigando los costosos préstamos de los bancos o de cualquier “prójimo” próximo, y después, a pagar como podamos, así sea con el propio pellejo, que en realidad es lo único que poseemos, y eso. Pero la gracia fue que se nos quitó el dolor en las “cervicales” aunque para mostrarlo nos llevemos  la mano a la cintura y hagamos reír no solo al Cuerpo Médico sino a cualquier cuerpo no-analfabeto. 


* Psicóloga PUJ. Filóloga U de A




Comentarios
1
Beatriz
2014/06/25 08:43:09 pm
Muy cierto, todos los días aprendemos el idioma y a esquivar esas peticiones de donación interesadas.