Economía

Fears sink FTA (Free Trade Agreement) with South Korea
Temores hunden TLC entre Colombia y Corea del Sur
Autor: Duván Vásquez
19 de Junio de 2014


El Gobierno Nacional no descarta presentar otra vez el proyecto con las respectivas modificaciones en la primera legislatura del nuevo Parlamento que se posesiona el próximo 20 de julio.


economia@elmundo.com


Twitter: @duvanandvasquez


El Acuerdo Comercial entre Colombia y Corea del Sur dejó varias dudas para  algunos sectores económicos del país, lo que no generó un buen ambiente de aprobación en el Congreso de la República y por el contrario terminó hundido por falta de trámite legislativo, después de varios aplazamientos en su votación. 


Por tal razón, el Gobierno Nacional ordenó que se retirara el proyecto y se dejara un espacio para revisar las cláusulas del acuerdo suscrito con los coreanos en febrero de 2013, que eliminaría progresivamente los aranceles al intercambio de productos, bienes y servicios que rondan el 35 %.


Es así que el TLC con el país asiático, que no superó su tercer debate en la Cámara de Representantes, tendrá un nuevo aire porque el Ejecutivo estudiará las condiciones del gremio automotor, que se prevé como el más perjudicado por este Acuerdo Comercial, ya que Corea es una potencia en la industria automotriz.


“El Gobierno consideró que debía darse un compás de espera para analizar algunas de las preocupaciones que estaban presentando algunos sectores que tienen que ver con el gremio de las autopartes”, aseveró el congresista del Partido Conservador, Telésforo Pedraza, quien lamentó la decisión.


A diferencia, todo el ambiente crítico hacia el Tratado no solo estuvo generado desde las toldas de los partidos de Izquierda como el Polo Democrático, que en cabeza del senador Jorge Robledo pidió que se hundiera el proyecto, sino también desde la Asociación Automotriz y sus Partes (Asopartes), que aunque no estuvo en contra, sí exigió una serie de beneficios en el sector para que no quede desprotegido ante sus efectos.


Esta petición se dio porque Colombia tiene una balanza comercial deficitaria por más de US$984,4 millones con el país asiático, según los registros del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) en 2013, periodo en el que más del 35 % de las importaciones fueron vehículos y autopartes.


Por tal motivo, el presidente de Asopartes, Tulio Zuloaga, manifestó que no está en contra del TLC con Corea del Sur, pero es “bastante delicado para nosotros”.


Según Zuloaga, “si el Gobierno actual no hace un esfuerzo para dar herramientas para que se pueda competir, realmente la desventaja va a ser enorme y se podría acabar la industria de autopartes en el país”.


Así las cosas, para frenar los efectos negativos de ese Tratado con la nación asiática y por ende convertirlo en una oportunidad, Asopartes pide tres medidas a favor de la industria: un subsidio del 50 % en los impuestos de renta y otro igual para el Impuesto al Valor Agregado (IVA); y un auxilio de la mitad del valor en los servicios públicos, especialmente con la tasa de energía.


“Con eso se podría realmente competir no solo con el efecto del TLC con Corea sino con otros acuerdos que pueden venir”, dijo el presidente de Asopartes, quien manifestó que actualmente un vehículo que llega de Corea tiene un arancel del 35 % y para autopartes hay unos entre el 15 % y 20 %. Sin embargo, el consumidor final puede acceder a ellos a unos precios muy bajos comparados con la producción interna, razones que exigen fortalecer la industria nacional.


Así coincide el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Santiago Rojas, pero indicó que no debe haber temor por ese TLC porque en las negociaciones se establecieron unos plazos de desgravación de más de diez años para el sector automotor y de electrodomésticos. Sin embargo, sí advirtió que para enfrentar un Acuerdo Comercial como este, los empresarios se deben preparar para aprovecharlo al máximo.


 


No a todos perjudica


Para el congresista Telésforo Pedraza, el Acuerdo Comercial con Corea del Sur “era el mejor tratado negociado por el Gobierno de Colombia en los últimos años”, porque trae muchos beneficios para la producción del campo colombiano, sobre todo para los floricultores y agricultores.


En ese sentido, Luis Fernando Botero, director Ejecutivo del Comité Departamental de Cafeteros de Antioquia, manifestó que un TLC con los coreanos beneficiaría mucho a la exportación del café colombiano, porque se llegaría bajo las cláusulas del Tratado ya sin ninguna barrera arancelaria y con mejores precios.


“En general, todos los TLC que Colombia ha firmado le sientan muy bien al café. Por una razón muy sencilla, porque los países con los que hemos suscrito los acuerdos comerciales no son productores de café. Entonces queda todo el espacio abierto para que nuestro grano llegue a esos destinos sin aranceles ni ninguna barrera impositiva”, afirmó Botero, quien agregó que tiene aún más valor porque Antioquia produce y exporta el 16 % del total del café colombiano.


En la próxima legislatura que comienza el 20 de julio con un nuevo Congreso de la República, el Ejecutivo presentaría el proyecto de TLC con Corea del Sur pero con las modificaciones requeridas para que sea aprobado, así como sucedió en el Parlamento coreano al final de abril.



Avanza el Acuerdo con Japón

Colombia y Japón ya llegaron a la quinta ronda de negociaciones del Acuerdo de Asociación Económica entre ambos países, que tiene como propósito crear nuevas oportunidades de exportación, especialmente en materia agrícola y agroindustrial para los colombianos, dado que la Nación nipona es un gran importador de estos productos.


Por eso, el jefe negociador Internacional de Colombia, Javier Gamboa, explicó que en esta ronda se avanzó en diferentes temas abordados en quince grupos de negociación: acceso a mercados de bienes agrícolas e industriales; competencia, comercio y desarrollo sostenible; asuntos legales e institucionales; cooperación; reglas de origen; compras públicas; obstáculos técnicos al comercio; medidas sanitarias y fitosanitarias; procedimientos aduaneros; comercio electrónico y de servicios; entrada temporal de personas de negocios; telecomunicaciones y servicios financieros.


Así mismo, ya hay un primer acercamiento en los acuerdos económicos entre las dos naciones porque recientemente el Congreso colombiano aprobó con mayoría un Acuerdo para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones entre Japón y Colombia; y solo resta que lo revise la Corte Constitucional para darle vía libre.


Este compromiso generará unas obligaciones para Colombia como otorgarle un trato equivalente del inversionista japonés como al nacional y Japón hará lo propio con el colombiano. Lo que sería un estímulo para generar mayor Inversión Extranjera Directa (IED) en ambas naciones, según el Ministerio de Industria y Comercio.