Economía

Low profitability of agriculture expands livestock farming
Baja rentabilidad agrícola expande la ganadería
Autor: Duván Vásquez
18 de Junio de 2014


Cerca de una tercera parte del suelo en Colombia está explotada de manera equivocada, porque según los registros del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac), más de 30 millones de hectáreas del territorio continental del país está sub o sobreutilizado.


economia@elmundo.com 


Twitter: duvanandvasquez


El área para la actividad pecuaria ya alcanza el 80,3 % del total del territorio continental explotado en Colombia, de acuerdo con el reporte del Departamento Nacional de Estadística (Dane), que indica que la agricultura acoge el 7,3 % y el restante 12,4 % se utiliza para los bosques y otros usos.


Las cifras demuestran que el suelo colombiano ha cambiado su vocación productiva, en mayor medida, a la ganadería y sus similares. Lo que deja solo 1,42 millones de hectáreas para los principales cultivos permanentes y un 1,1 millones de hectáreas para el área en edad productiva.


A diferencia, el inventario de ganado vacuno para los 22 departamentos cubiertos por el Dane alcanza un total de 20’920.410 cabezas (60 % hembras y 40 % machos), con el 11 % en Antioquia.


Esta situación se corrobora con el estudio del “Conflicto del uso de la tierra” del Igac, que indica que la explotación del suelo en actividades agrícolas tiene un total de 5’315.705 hectáreas, pero existe un espacio de 22’077.625 hectáreas aptas para el establecimiento de ese tipo de cultivos. Es decir, que hay más de 16,7 millones de hectáreas que están subutilizadas. Por el contrario, quince millones de hectáreas son sobreutilizadas con la producción ganadera, ya que ocupan actualmente 35 millones de hectáreas a pesar de que su vocación es de solo 20 millones.


Esta expansión de la ganadería en el suelo colombiano es un efecto de lo sucedido en la década de los 90’s, cuando los propietarios de la tierra dejaron la agricultura para ocuparse del ganado, en la que encontraron más beneficios.


Según Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), los campesinos optan por la ganadería tanto de carne como de leche porque, pese a que no están en los mejores momentos, conlleva menos riesgo de capital y de inversión comparado con la agricultura.


“Usted hace una actividad si es rentable. Si la agricultura fuera así pues no habría 35 millones de hectáreas para la ganadería sino que se habría disminuido y se habrían hecho cultivos diferentes donde hubiera presencia del Estado”, adujo Mejía López, quien señaló además que la desmotivación por cultivar la tierra nace porque no hay carreteras secundarias ni terciarias, no hay educación, salud, energía, distritos de riego ni de drenaje en las áreas rurales del país.


En ese sentido, José Félix Lafaurie, presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), aseveró que el desplazamiento del agricultor a la actividad pecuaria se ha dado porque la producción ganadera es la última frontera económica del sector rural.


“En consecuencia, cuando el maíz o el algodón o cualquier producto agrícola no es rentable, que perfectamente podría estar explotando el suelo que hoy se utiliza en ganadería, entonces el trabajador rural lo que hace es que usa la tierra en una actividad menos riesgosa”, afirmó Lafaurie.



Extorsión ganadera

El presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, denunció que el sector ganadero está gravemente perjudicado porque “la extorsión está absolutamente disparada”, delito que se ve en zonas más apartadas y en algunas áreas del comercio rural.


“El sector pierde muchísimo dinero anual, pero es incalculable porque la extorsión no es una actividad que eventualmente uno pueda identificar caso a caso”, indicó Lafaurie, quien agregó que de todos modos, el gremio tiene un observatorio de delitos en la Fundación Colombia Ganadera (Fundagán), pero no todos los extorsionados los denuncian. Pero sí hay una preocupación general en todas las regiones por este tipo de situación.