Economía

Agrarian resources aimed to the regions
Recursos del campo van a las regiones
Autor: Duván Vásquez
13 de Junio de 2014


Santigo Tobón, director Adjunto del Programa de Tierras y Desarrollo Rural, Aníbal Fernández, viceministro de Desarrollo Rural, el ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, y Hernán Román, viceministro de Asuntos Agropecuarios.


Foto: Giuseppe Restrepo 

Santigo Tobón, director Adjunto del Programa de Tierras y Desarrollo Rural, Aníbal Fernández, viceministro de Desarrollo Rural, el ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, y Hernán Román, viceministro de Asuntos Agropecuarios.

Duván Vásquez


economia@elmundo.com 


Twitter: duvanandvasquez


El Gobierno Nacional empezó en Medellín una etapa de recolección de experiencias y prácticas administrativas de las diferentes secretarías de Agricultura del país, para aplicar un modelo de descentralización de los recursos destinados al campo colombiano.


La propuesta gira a que no todas las decisiones concernientes a la financiación del sector agropecuario y piscícola deban pasar directamente por la aprobación del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural sino que las administraciones departamentales puedan priorizar y ejecutar los recursos nacionales.


Así lo manifestó el jefe de esa cartera, Rubén Darío Lizarralde, quien indicó que “con un grupo de secretarios de Agricultura, que representan los distintos tamaños de los departamentos que hay en el país, vamos a tratar de lograr la construcción de un modelo de descentralización efectiva de proyectos en las distintas regiones, focalizados en el desarrollo agropecuario y piscícola”.


Por eso, no habría un liderazgo central desde Bogotá “arrastrando” a las regiones sino que se pondría inmediatamente de acuerdo en función  de unos objetivos integrales para todos los departamentos.


En ese sentido, Jairo Humberto Patiño Gómez, secretario de Agricultura de Antioquia, adujo que con este intercambio de experiencias y prácticas con las otras secretarías, que tienen operaciones según sus vocaciones productivas, se puede construir un método que no centralice los recursos del Gobierno Nacional y por el contrario se dispongan con mayor facilidad y eficiencia a los departamentos y municipios.


 


El pacto por el agro


Más de 3.000 proyectos agropecuarios y rurales fueron presentados en la radicación de propuestas del Pacto Agrario del Gobierno Nacional, que tiene dispuesto cerca de $1 billón en recursos para la financiación.


Antioquia presentó cinco proyectos departamentales que se orientan a la formalización de la tierra, piscicultura, cacao y hortalizas, en los que se busca el fortalecimiento del sector rural en toda la región, con la solicitud de 4.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes (Smmlv), que equivalen a más de $2.464 millones. Además, se formularon otras 480 propuestas municipales.


“El reto es seguir en el camino de la integración de nuestra política con los diferentes proyectos departamentales, y no sectoriales para que se permita combinar todos los eslabones que los lleven a cabo y darle un mejor bienestar al sector rural”, manifestó el secretario de Agricultura de Antioquia.



VIS rurales

A través del Banco Agrario, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural ha asignado soluciones habitacionales por más de $1,1 billones a más de 96.000 familias campesinas de 698 municipios en 31 departamentos, como parte del programa de Vivienda de Interés Social Rural.


Es así que los cinco departamentos en los que más se han destinado recursos para vivienda rural son: Cauca con 11.526 soluciones por valor de $137.464 millones; Antioquia, con 7.793 por $123.327 millones; Nariño con 9.070 por $108.862; Bolívar con 6.759 por $95.626 millones y Cundinamarca con 4.957 por valor de $73.230 millones.


Asimismo, ya se han entregado 44.004 de estas VIS rurales por valor de $296.495 millones en 28 departamentos. Sin embargo, el ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde también anunció que se avanza en el estudio de ajustes a la política de vivienda rural, con la meta de duplicar el número de hogares beneficiados con las soluciones habitacionales.