Economía

Smuggling enters Colombian kitchens
El contrabando se metió en la cocina
Autor: César Augusto Betancourt Restrepo
11 de Junio de 2014


El contrabando de alimentos no solo incluye productos como el aceite sino que llega incluso a alimentos de consumo diario, entre los que se encuentran las carnes blancas y rojas, los granos y hasta determinadas frutas.


Redacción Economía


@C88Caesar


En los últimos años la industria de aceites y grasas comestibles ha venido enfrentando el crecimiento de un comercio ilegal, enfocado en el re-envase de aceites líquidos que viola de manera sistemática todas las normas que rigen no solo la manipulación de alimentos en Colombia sino también las obligaciones tributarias, laborales, de seguridad y de protección al consumidor, que debe cumplir cualquier empresa legal en el país, poniendo en grave riesgo la salud de los consumidores colombianos.


Asograsas, tomando como referencia la estructura de mercado que muestra las cifras de Nielsen, estima que la ilegalidad pasó de representar el 6 % del mercado en el año 2005, al 12 % en el año 2008,  aumentó al 16 % en el primer semestre del 2009 y hoy en día este mercado negro alcanza el 30 % del consumo en algunas zonas del país.


El Gobierno ha venido realizando una estrategia integral de sensibilización en unión con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo que tuvo como plan piloto Bogotá, para combatir la ilegalidad, la informalidad y controlar el comercio de productos que incumplen la normatividad sanitaria y que representan un riesgo para la salud de los consumidores. 


“Celebramos esta iniciativa, es importante que en todas las ciudades del país que están siendo afectadas por este flagelo se emprendan acciones similares para proteger la integridad y la salud de los colombianos”, sostuvo Ángela María Orozco, presidente de Asograsas (Asociación Colombiana de la Industria de Aceites y Grasas Comestibles)


Primeras acciones


Como piloto, en  Bogotá se implementó la estrategia de formación de 250 funcionarios de las Empresas Sociales del Estado de la Secretaría Distrital de Salud, en la observancia del Reglamento Técnico de Grasas y Aceites Comestibles, Resolución 2154 de 2012, expedida por el Ministerio de Salud y Protección Social, y se ha complementado con divulgación de prácticas de consumo saludable a comerciantes, tenderos y amas de casa.    


“Si bien esta situación golpea  directamente a las empresas nacionales que se enfrentan a una competencia desleal que no paga impuestos ni salarios formales, el tema va más allá, y la preocupación radica en el riesgo que el consumo de estos aceites ilegales representa para la salud de los colombianos que compran aceites usados, muchos de ellos en envases reusados con diferentes grados de contaminación. Además, son engañados con aceites aparentemente más baratos pero que contienen menor cantidad a la enunciada en la etiqueta”, agregó Ángela María Orozco.


Según un estudio de microbiología de la Universidad Javeriana, que se realizó a 88 muestras de aceites provenientes de diferentes zonas del país de las cuales diez eran de empresas formales y marcas tradicionales, mientras que las 78 muestras restantes correspondían a las denominadas nuevas marcas y venta a granel, con el cual se buscaba verificar la presencia y crecimiento de bacterias en los aceites reenvasados, se encontró que en 53 de estas muestras había algún grado de contaminación presente en el aceite, en la tapa o en el envase. 


Esto como consecuencia de un inapropiado manejo del producto, ofreciendo aceite usado, al reenvasado y a los procesos de filtro y manipulación del mismo.


Así mismo, los resultados del estudio mostraron las categorías en que se dividen los aceites ilegales: aceites contaminados, aceites alterados, aceites falsificados y aceites adulterados.



Contra el contrabando

El drama del contrabando ha afectado tanto el comercio como a la industria e incluso a los sectores agropecuarios, muestra de ello son las constantes denuncias que ha hecho José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán, por el ingreso ilegal de carne y animales en pie con la frontera con Venezuela. 


Otro de los sectores fuertemente afectado con este flagelo a la economía nacional ha sido la industria textil y de confecciones, por lo que hace poco la Policía Fiscal y Aduanera de Colombia hizo varios allanamientos en distintas ciudades del país, entre las que se contaron Barranquilla, Cartagena, Valledupar, Bogotá, Cali, Medellín e Ipiales. 


Frente a este caso en particular, el director de la Policía Fiscal y Aduanera, el general Gustavo Moreno, explicó que las confecciones ilegales provienen de diferentes partes del mundo como China, Vietnam y Estados Unidos, y que utilizan los puertos para el ingreso de estos productos que no pagan impuestos y golpean la economía nacional. 


El general Moreno indicó que en el contrabando lo que hay, son estructuras que están dedicadas a este delito y que se especializan por modalidades, por lo que existirían organizaciones dedicadas al comercio ilegal de carne, o de confecciones y hasta del aceite de consumo diario de los colombianos.