Economía

Severas sanciones contra responsables del caso Interbolsa
Autor: Redacción EL MUNDO
10 de Junio de 2014


Diez años de inhabilidad para ejercer actividades comerciales impuso la Superintendencia de Sociedades a los principales responsables de los actos ilícitos que se ejecutaron con esa firma como fachada.


Luis Guillermo Vélez Cabrera, superintendente de sociedades, notificó hoy martes que se impondrá la sanción de inhabilidad para ejercer actividades comerciales a Rodrigo Jaramillo, Tomás Jaramillo, Alessandro Corridori y Juan Carlos Ortiz, señalados como los principales responsables del descalabro de la comisionista Interbolsa. 


Durante los próximos diez años, los sancionados no podrán gerenciar empresas ni hacer parte de juntas directivas, y estarán impedidos también para tomar créditos mercantiles, constituir sociedades, contratar obras públicas con el Estado o realizar compraventas de bienes, arrendamientos comerciales ni construcciones, entre otros.


La drástica sanción también fue aplicada al empresario Víctor Maldonado Rodríguez, socio de la cadena Archie’s y el Hotel Santa Clara, y a Juan Carlos Ortiz Zárate, cofundador del Fondo Premium Capital. En sus casos, la inhabilidad recae sobre ellos por ser accionistas directos e indirectos de Interbolsa.


La medida también recae sobre Jorge Arabia Watemberg, exvicepresidente financiero de la firma, y Ruth Estella Upegui Mejía, expresidenta encargada de la Holding de Interbolsa. Para ellos, la inhabilidad será de cuatro y dos años, respectivamente.


Para la Supersociedades, los sancionados “utilizaron la sociedad Interbolsa S.A. con el propósito de defraudar a sus acreedores, causando una crisis de liquidez en el grupo empresarial que se evidencia, entre otros, en actividades como el otorgamiento de cupos de crédito excesivos al grupo Corridori” para la compra y posible manipulación de acciones de la textilera Fabricato.


De igual manera, el organismo de control advirtió que hubo una disminución de los bienes de la sociedad y actos fraudulentos, como la triangulación de dinero realizada a través de la Clínica La Candelaria.


“Los anteriores hechos tienen como elemento de agravación que los sancionados aprovecharon su prestigio y reconocimiento para invitar a sus clientes a realizar inversiones de portafolio, sin advertirles sobre la situación real del conglomerado. Estos actos conllevaron a aumento significativo de inversionistas defraudados en su buena fe, factor que se tiene en cuenta para imponer la sanción”, sentenció la Superintendencia.


La decisión tomada por la entidad de control se basó en un importante acervo probatorio, en el que se cuenta el informe de auditoría forense presentado por la firma Kpmg, con un revelador análisis sobre los actos defraudatorios cometidos en el grupo Interbolsa y sus nexos con firmas relacionadas con el llamado grupo Corridori, puntualmente con Invertácticas S.A.S.


En el caso de Alessandro Corridori, la Supersociedades advirtió que utilizó a Interbolsa como una fachada para cometer actos ilegales que afectaron severamente al mercado de valores, “particularmente la imputada manipulación de acciones de la especie Fabricato”.