Política

What do the candidates say about human rights?
¿Qué dicen los candidatos sobre Derechos Humanos?
Autor: Heidi Tamayo Ortiz
7 de Junio de 2014


El tema de Derechos Humanos es uno de los más importantes para los colombianos, por las constantes violaciones que se dan en el país.


Foto: Archivo El Mundo 

El tema de las víctimas es uno de los más sonados en las campañas presidenciales.

Los colombianos tendrán la oportunidad de elegir el futuro de Colombia el próximo 15 de junio, en las elecciones presidenciales. A continuación se da una mirada a las propuestas que tienen ambos candidatos respecto a los Derechos Humanos, no solo para hacer efectiva su restitución, sino también para evitar que se sigan vulnerando. 


Las víctimas del conflicto


El candidato del Centro Democrático Óscar Iván Zuluaga se ha comprometido a invertir un billón de pesos anuales, para apoyar iniciativas productivas, entre las cuales incluye las desarrolladas por las víctimas del conflicto armado. Además, indica que en el proceso de reparación, los victimarios deben asumir su responsabilidad. “Aquellos grupos armados que deseen alcanzar la paz están en la obligación de garantizar una reparación efectiva, la cual debe cimentarse en no seguir reclutando a menores de edad, la entrega de bienes adquiridos durante el desarrollo de actividades criminales, para constituir un fondo administrado por el Estado para resarcir y reparar a las víctimas”. 


La atención psicosocial a las víctimas y un “programa activo de retorno al campo”, son compromisos que hace en su Programa de Gobierno. Por otro lado, como una forma para evitar nuevas víctimas, fortalecería la Seguridad Democrática en todo el territorio. Zuluaga considera que ese “es el principal mecanismo de garantía de no repetición de las condiciones de beligerancia y violencia constante contra la sociedad y sus instituciones”. Su propuesta es que el Ejército Nacional pueda garantizar “seguridad y protección” en las zonas rurales. 


Por su lado, el presidente candidato Juan Manuel Santos se compromete a continuar con el cumplimiento de la Ley de Víctimas y restitución de Tierras, para lo cual empezaría por  acelerar el proceso de reparación. Para ello propone establecer “una mayor coordinación institucional en la ejecución de las políticas y programas para las víctimas”, para que todos asuman la responsabilidad conjuntamente. Su apuesta es que el Estado haga presencia en aquellos sectores donde ha estado ausente. Además, haría frente a la impunidad,  mediante la “investigación, captura y judicialización” de aquellos que violen los derechos de la población civil. 


El candidato velaría por la protección de los líderes y organizaciones defensoras de los derechos de las víctimas. “Se prohibirá el porte de armas en toda circunstancia en las zonas donde existe un patrón de asesinatos, amenazas y hostigamientos a reclamantes de tierras y líderes de víctimas”. Finalmente, en su Programa de Gobierno propone la  restitución de miles de hectáreas a las víctimas del conflicto y se compromete a adoptar medidas para fortalecer y proteger el campo, de modo que todos los campesinos, incluidas las víctimas que retornen, cuenten con las garantías de tener una vida productiva y segura en sus tierras. Si fuera reelegido, se ejecutarían programas de asistencia técnica, por medio de “semillas mejoradas, formación a campesinos, apoyo sanitario y fitosanitario para exportar”. 


Equidad de género e inclusión


Respecto a los derechos de las mujeres, Santos propone implementar una Política de Equidad de Género y el Plan Nacional de lucha contra la violencia de género, que no solo esté enfocado a la atención de las víctimas sino también a la prevención de vulneraciones a los derechos de la mujer. “Promoveremos el mayor acceso de la mujer a la justicia, adoptando medidas para combatir la impunidad y reforzando la capacidad de las Comisarías de Familia y los jueces en el conocimiento, y la comprensión de la violencia de género”. Por otro lado, la formación e inclusión de mujeres en sectores académicos y laborales es otro de los compromisos que hace el candidato. La capacitación en TIC, el acceso a la educación superior y el apoyo a mujeres empresarias sería una de sus prioridades.  


Respecto a los grupos minoritarios, Santos promovería la participación de población indígena, palenquera, raizal y afrodescendiente en cargos públicos. Además, se compromete a otorgar oportunidades educativas a estos grupos y a formular políticas para su preservación física y cultural. Su propuesta también contempla el respeto por las minorías y la desaparición de la discriminación. “Crearemos el sello de Cero Racismo”, dice en su Programa de Gobierno.


En el caso de Zuluaga, el compromiso es por mejorar la situación de los derechos de las mujeres en el país. Por ello su propuesta es reformar el Código Penal, para “incluir y agravar cualquier conducta que atente contra la mujer y reformar el Código de Procedimiento Penal en cuanto a medidas de aseguramiento, régimen de libertad y acumulación jurídica de penas cuando la víctima sea una mujer”. 


Su apuesta será por capacitar al personal médico, judicial y social que se encargue de atender a las mujeres víctimas de violencia, de manera que reciban un apoyo integral, en aspectos psicológicos, legales y relacionados con la salud. Finalmente, como medida para prevenir la impunidad, Zuluaga se compromete a aumentar la cantidad de los Centros de Atención e Investigación Integral a las Víctimas de Delitos Sexuales (Caivas) y los Centros de Atención e Investigación Integral contra la Violencia Intrafamiliar (Cavif). 


El candidato también hace referencia al fortalecimiento del respeto y la inclusión de todas las minorías étnicas, religiosas y sexuales del país. Como parte de la inclusión, promete beneficios tributarios a las empresas que contraten población indígena y afrodescendiente. 


Problemas carcelarios


Como medida para reducir el hacinamiento, la inseguridad y las violaciones de derechos dentro de las cárceles, el candidato del Centro Democrático propone “la construcción de nueva infraestructura, el monitoreo a la población carcelaria, la supervisión constante de las condiciones humanitarias, la mejora en los estándares de seguridad y la desconcentración geográfica de reclusos”.  Igualmente, promete establecer estrategias para reducir y evitar los delitos cometidos por menores de edad. Plantea “acondicionar las cárceles de adultos con pabellones especiales para menores” y fomentar su rehabilitación. 


Por su parte, Santos propone la creación de nuevos cupos en las cárceles, para garantizar la resocialización de quienes cometen algún delito. “Crearemos 50 mil nuevos cupos en las cárceles” y “reduciremos el hacinamiento creando nuevos cupos carcelarios, haciendo uso de acuerdos público-privados para la construcción de más infraestructura”.



Los estragos del conflicto

Según el último informe de Human Rights Watch, la situación de los derechos humanos en Colombia sigue siendo preocupante. Durante el año pasado, la guerrilla y los grupos sucesores de paramilitares siguieron cometiendo graves violaciones a los derechos de la población civil. A los más de 5  millones de desplazados que hay en el país, se suman los casi 150.000 que siguen abandonando forzadamente sus tierras cada año. Y, desde 1958, el conflicto armado ha acabado con 220.000 vidas, de las cuales, según datos del informe, más del 80 % son de civiles. 


El informe resalta la frecuencia con la que “defensores de derechos humanos, sindicalistas, periodistas, líderes indígenas y afrocolombianos, y líderes de desplazados sean víctimas de amenazas de muerte y otros abusos”. Por otro lado, los altos índices de impunidad son una de las causas por las cuales se siguen cometiendo estos atropellos.


Finalmente, también es alarmante la participación de miembros de la Fuerza Pública en actos que atentan contra los derechos de los ciudadanos. El informe recalca la manera como miembros del Ejército Nacional ejecutaron civiles inocentes, haciéndolos pasar como combatientes. El fenómeno conocido como “falsos positivos” es una de las violaciones a derechos más preocupantes para el organismo internacional, sobre todo, porque muchos casos aún no se han resuelto y están en la impunidad. 




Por el bienestar del campo

“Bienestar rural: Acabaremos la pobreza extrema en el campo. Más vivienda rural, electrificación, 1500 escuelas rurales para la paz y acueductos veredales”. Juan Manuel Santos.




Violencia de género

Según el mismo informe de Human Rights Watch, la violencia contra las mujeres en Colombia es un problema de grandes magnitudes. Al problema, se suma la ineficacia en la atención a las víctimas, pues los procesos son lentos y, en muchas ocasiones, obstaculizan las denuncias y la atención médica y psicológica, lo que puede llegar a generar impunidad. “Los responsables de delitos de violencia de género pocas veces son llevados ante la justicia”, dice el informe.




Poblados de Reconciliación

“Construiremos y reconstruiremos 50 centros Poblados de Reconciliación: Estos serán centros poblados en zonas rurales con potencial de desarrollo agrícola. Tendrán soluciones de vivienda, servicios públicos, centro de salud, centro educativo, vías de acceso a las propiedades”. Óscar Iván Zuluaga.