Política

Zuluaga apunta a alianzas y anuncia condiciones de negociaciones
Autor: Redacción EL MUNDO
27 de Mayo de 2014


El candidato por el Centro Democrático se jugará la presidencia con un discurso en el que anuncia una línea dura frente a las pretensiones de los representantes de las Farc, al tiempo que alude a su cercanía con el partido Conservador para instarlo a unirse a su campaña.


Después de los resultados electorales de este domingo, Óscar Iván Zuluaga, candidato a a la presidencia por el Centro Democrático, parece haberse concentrado en dos temas en busca de su victoria definitiva en las urnas el próximo 15 de junio: el proceso de paz y las alianzas con otras candidaturas. Esto se refleja en sus declaraciones a los medios de comunicación, fijando posiciones sobre las condiciones que le impondría a las Farc para continuar con los diálogos en la Habana e invitando al Partido Conservador a sumar su apoyo a sus aspiraciones presidenciales.


Zuluaga afirma que quiere para el país una paz sin impunidad, y por eso fija con claridad unas reglas para continuar la negociación con la guerrilla en un eventual gobierno suyo: “Si soy elegido, decretaré el 7 de agosto una suspensión provisional de los diálogos de La Habana para exigirles a las Farc que si quieren continuar en la búsqueda de una paz negociada tienen que decretar un cese de toda acción criminal permanente y verificable contra los colombiano”, dijo.


Así logra desmarcarse de la línea elegida por Santos, cuando afirma que en la segunda vuelta Colombia debe elegir entre “los que quieren el fin de la guerra y los que quieren una guerra sin fin”, dejando claro que su postura tampoco le cierra el paso a la posibilidad del diálogo, pero que estima que para adelantarlo, se requieren condiciones distintas a las que han imperado hasta hoy. En ese sentido descalificó a una guerrilla que según él “sigue reclutando niños, asesinando campesinos con minas antipersonales, asesinando a sangre fría a soldados y policías, atentando contra la infraestructura del país y extorsionando a ganaderos y agricultores”.


Zuluaga no considera en ningún momento la posibilidad de un cese bilateral del fuego, pues para él las Fuerzas Armadas están para defender al pueblo. A cambio, afirma que debe haber cárcel para los comandantes de las Farc involucrados en crímenes atroces y delitos de lesa humanidad. A ese respecto, vendrán días cruciales en La Habana, pues se abordará el tema en la discusión de los puntos cuarto y quinto en la agenda de las negociaciones: el fin del conflicto y las víctimas.


A ese respecto, el candidato uribista considera que los comandantes guerrilleros y todos aquellos mandos medios que hayan ordenado o cometido masacres, deben purgar una condena penal al menos de seis años. “En aras de la paz, estoy de acuerdo con la reducción de penas. Cabecillas de las Farc que han cometido crímenes atroces y delitos de lesa humanidad, que tendrían que pagar por lo menos 50 años de prisión, estoy dispuesto a que haya un reducción de penas y que sean seis. Pero tienen que ir a la cárcel, tienen que pagar por el daño que le han hecho a la sociedad”, afirmó el candidato con la mayor votación en los comicios del domingo. 


Un sector importante de la opinión pública nacional considera que las condiciones fijadas por Zuluaga no son más que un pretexto para romper las negociaciones y recrudecer la guerra. Así se manifestó, en diálogo con Blu Radio, el analista de la Fundación Paz y Democracia, Ariel Ávila. Señaló que los requisitos planteados por Zuluaga no serían aceptables para la subversión: “Si Zuluaga es presidente, el proceso de paz se rompe totalmente. Si a usted lo atacan, usted se tiene que defender. Es decir, así las Farc digan no más acciones armadas, seguirán los enfrentamientos”.


Al respecto de alianzas políticas de cara a la segunda vuelta, el Centro Democrático busca atraer a la base del Partido Conservador, tercera fuerza electoral del país según los resultados de la primera vuelta. Zuluaga se considera cercano a Martha Lucía Ramírez, y da prácticamente por descontado que trabajarán de la mano para la segunda vuelta de las presidenciales: “Tengo una relación muy estrecha con ella, desde que estaba en el Ministerio de Comercio Exterior con Andrés Pastrana. Me siento muy identificado con sus propuestas y tengo una gran ilusión de que me acompañe para poder avanzar y armar un equipo de trabajo que permita unir esfuerzos para lograr el resultado de la Presidencia el próximo 15 de junio”, manifestó el candidato, quien reconoció que adelantó conversaciones con Ramírez desde el mismo domingo.


De cualquier manera, los 20 días de campaña restantes tendrán que emplearse a fondo por los aspirantes. Y Óscar Iván Zuluaga, en una línea semejante a la que le hemos conocido a su mentor Álvaro Uribe, buscará reforzar los mensajes de rechazo a las Farc y convencer al país de que el alcance de la paz debe lograrse sin impunidad. Y no está de más fortalecer las alianzas estratégicas en ese camino.