Mundo deportivo

Battaglin ganó la etapa 14. El Giro avanza a ritmo colombiano.
Autor: Redacción EL MUNDO
24 de Mayo de 2014


Rigoberto Urán mantuvo el liderato de la ronda itálica, en una etapa con alta presencia montañosa. Jarlinson Pantano estuvo muy cerca de ganar la etapa y Julián Arredondo continúa como líder de la montaña. No hubo cambios en la general.


En cada jornada del Giro de Italia 2014, se acentúa el sabor a café. Basta con ver a Urán subiendo al podio de la etapa para recibir por tercera vez la “maglia” rosa de líder, calzado con unos informales tennis converse, para entender que el sabor latino se ha abierto paso entre el habitual dominio europeo en este ámbito. Rigoberto rompe con el protocolo. Le sonríe coqueto a las modelos. Dan ganas de verlo beberse un buen trago de la botella de champaña con la que bendice el triunfo.


Pero el cacique de Urrao no está sólo en esta toma colombiana de la segunda carrera por etapas del mundo. En la línea de meta, Jarlinson Pantano, caleño de 25 años, representante del Colombia Team, cruzó en el tercer lugar, viendo cómo se le escapaba la victoria parcial por escasos metros, frente al local Enrico Battaglin, del Bardini. Ya sería justa una victoria para el equipo nacional, que ha involucrado por lo menos uno de sus corredores en casi todas las fugas que se han presentado a lo largo de la ronda itálica.


Una pequeña falla de cálculo de Pantano para medir sus fuerzas a la hora del remate, privó a Colombia de la escena histórica de ver a tres de sus escarabajos subir al podio en la misma jornada. Julián Arredondo acompañó a Urán en la ceremonia de premiación, al conservar la camiseta azul que lo identifica como líder de la montaña, especialidad que ha sido el emblema del ciclismo nacional desde la primera intervención de los nuestros en las rutas europeas.


Y aún quedan notas de música carranguera boyacense en este concierto con el que los pedalistas colombianos le ponen ritmo al Giro. Nairo Quintana se mostró en muy buena forma en el ascenso a Oropa, siendo el más destacado de los top diez de la general. Su puesto quince en la línea de meta, es una señal de franca recuperación tras afrontar un malestar gripal y dolores en la cadera que le quedaron como secuela de una caída sufrida en los primeros días. El corredor de Cómbita conserva así su sexto puesto en la clasificación general, pero ahora su retraso se reduce a 3 minutos y 4 segundos respecto al líder Urán, lo que hace prever que con las jornadas de montaña restantes, podrá estar en seria contienda por alcanzar un lugar en el podio final.


La jornada de hoy se adelantó entre Aglié y el santuario de Oropa, con 164 kilómetros de recorrido. Tres importantes ascensos fueron los retos más relevantes que tuvo que adelantar el pelotón de participantes. Los altos de la Serra (de tercera categoría), Noveis (de primera) y Bielmonte (de segunda), determinaron la selección del paquete de competidores. 


En principio, una fuga que se abrió paso desde el kilómetro 15, con la presencia de 21 corredores, marcó el pasó en la ruta. El más destacado entre ellos era el colombiano Jarlinson Pantano, con más de media hora de retraso en la clasificación general. Después de superar el Alpe Noveis, en las primeras rampas de Oropa, los escapados alcanzaban una diferencia de seis minutos respecto al lote en el que el líder Urán y los principales candidatos al título de campeón del Giro, medían fuerzas entre sí. El líder se mostró seguro en su primer gran reto como defensor de la “maglia” rosa y respondió bien a los ataques de Evans, Pozzovivo, Majka y Quintana.


Los 12 kilómetros de ascenso a Oropa marcaron el momento de mayor intensidad en la etapa. En el grupo de escapados, el holandés Albert Timmer, del Giant, y el local Manuel Quinzato, del BMC, lanzaron ataques en busca de hacerse al triunfo, pero no tuvieron éxito. En el grupo principal, a pesar del estrecho marcaje entre los primeros de la general, Pozzovivo y Hesjedal consiguieron una pequeña luz de ventaja sobre Urán.


El vencedor en la etapa fue el italiano Battaglin, con un tiempo de 4 horas, 34 minutos y 41 segundos. Su compatriota Dario Cataldo, del Sky Team, entró en segundo lugar y el colombiano Jarlinson Pantano se quedó con el tercer puesto, después de un gran esfuerzo que no pudo redondear al desfallecer a pocos metros de la línea de meta. 


Rigoberto Urán cedió más de tres minutos respecto a los punteros, pero sólo se retrasó cinco segundos respecto a su escolta en la general, el australiano Cadel Evans. Así, la clasificación acumulada de la carrera muestra ahora una ventaja de 32 segundos de Urán sobre Evans. Rafal Majka, del Tinkoff saxo sigue tercero, a un minuto y 35 segundos y conserva la camiseta blanca que lo identifica como mejor novato. Nairo Quintana, la otra gran carta colombiana para aspirar al podio final, es sexto en la clasificación, a una diferencia de 3 minutos y 4 segundos del líder.


Mañana se verá un nuevo final en alto, en la cima de Montecampione, con salida en Valdengo y un recorrido de 217 kilómetros.