Columnistas

Einstein y Colombia
Autor: Hernán Cárdenas Lince
24 de Mayo de 2014


Los colombianos nos preguntamos qué tenemos que ver con el gran sabio Albert Einstein; este interesante tema nos lleva a hacer un breve recuento sobre la vida de este personaje.

Los colombianos nos preguntamos qué tenemos que ver con el gran sabio Albert Einstein; este interesante tema nos lleva a hacer un breve recuento sobre la vida de este personaje.


Nació en 1879 en Ulm, Alemania, en una familia de origen judío. Poco tiempo después, en 1895, ya estaba en Suiza, país que en 1901 le otorgó la nacionalidad. Por allá en 1904 nace su primer hijo, Hans Albert y en el año siguiente publica importantes documentos científicos donde define principios profundos e inteligentes sobre la teoría de la relatividad y enseguida recibe el doctorado de la universidad de Zurich. En 1915, en medio de la Primera Guerra Mundial, publica estudios sobre la relatividad que hacen  que varios científicos británicos confirmen la importancia de la teoría de la relatividad gracias a haber visto y estudiado un eclipse solar. Para Einstein, un año importantísimo es 1922 cuando le otorgan el premio nobel de Física.


La mayoría de estas informaciones me las acaban de dar en la universidad de Princeton, New Jersey, adonde llegó Einstein como profesor en 1932. Naturalmente el gran sabio tenía que alejarse de todo lo que tuviera que ver con Alemania pues por esas épocas Adolfo Hitler se adueñaba del poder matando a miles de judíos y preparándose para la Segunda Guerra Mundial. Luego de recibir la nacionalidad norteamericana escribe el documento que a los colombianos más nos hace pensar. Se trataba de una carta que le escribió al presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt urgiéndolo para que acelerara y financiara los proyectos para construir la bomba atómica. Este es un excelente ejemplo en donde un intelectual y sabio se dirige a las autoridades públicas indicándole las medidas más sabias e importantes que debe tomar un gobernante. Este es el ejemplo que nos impacta a los colombianos pues la realidad cotidiana debería ser que los sabios y los más capaces intelectualmente sean quienes guíen y orienten a las altas autoridades de un gobierno. Cosa bien diferente ocurre en nuestra patria cuando los más altos y destacados asesores del gobierno son poderosos jefes políticos que aportan miles de votos que son de altísimos costos económicos pero no poseen los verdaderos conocimientos de altos niveles científicos que se requieren para estas asesorías.


La vida de Albert Einstein está llena de curiosidades que quedaron plasmadas en increíbles fotografías como cuando frente a un grupo de fotógrafos lo único que se le ocurre al gran sabio es sacar la lengua. Poco después le toman una fotografía cuando hacía piruetas encima de una bicicleta. Queda también la curiosa fotografía del sabio al lado del cómico y actor de cine Charles Chaplin.