Nacional

Trece niños de una misma familia están entre víctimas de autobús
20 de Mayo de 2014


Dos niños de la familia Castro se encuentran aún desaparecidos.


EFE


El trágico incendio de un autobús repleto de niños en la localidad de Fundación, en el norte del país, que dejó 33 menores y un adulto muertos, y 20 heridos, se ensañó con una familia que tiene 13 de sus miembros entre las víctimas, informaron hoy medios locales.


Una mujer llamada Merly Castro dijo al noticiero del Canal RCN que en el vehículo que fue devorado por las llamas el domingo con 52 personas a bordo viajaban 13 niños de su familia entre hijos, hermanos, sobrinos y primos.


La familia Castro ya sabe que cinco de los niños murieron calcinados, seis están hospitalizados y dos más, que son los hijos de Merly, no han sido localizados.


El incendio se produjo cuando los menores, de entre dos y doce años de edad, regresaban en el autobús en compañía de solo dos adultos a Fundación, en el departamento caribeño del Magdalena, después de asistir a una celebración de una iglesia pentecostal.


Las autoridades colombianas investigan las causas de la tragedia y el presidente Juan Manuel Santos, que estuvo el domingo en Fundación, dijo hoy que se adoptarán todas las medidas para que no vuelva a ocurrir este tipo de desastres.


Durante un acto de ascensos en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander de Bogotá, el presidente renovó los sentimientos de "dolor" y "solidaridad" a todos los familiares de la absurda tragedia.


Dijo que les pidió al ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y al director de la Policía, general Rodolfo Palomino, que "tomen todas las disposiciones del caso" para que el Gobierno Nacional pueda intervenir directamente y controlar el tránsito de vehículos para evitar accidentes como este.


Según la ministra de Transporte, Cecilia Álvarez, el autobús que estalló en llamas no estaba habilitado para circular desde 2012, viajaba con exceso de pasajeros y además el conductor vertió gasolina en el carburador cuando el vehículo funcionaba a gas, lo que parece haber sido la causa del incendio.


La Fiscalía informó que el conductor, Jaime Gutiérrez Ospina, que fue detenido, y Manuel Salvador Ibarra, quien forma parte de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia y que al parecer fue la persona que buscó el autobús para el transporte de los menores, serán imputados por varios delitos.


A los dos implicados se les formularán cargos por los delitos de homicidio culposo y posiblemente homicidio con intención, ya que el conductor del vehículo era mecánico y conocía los riesgos a los que fueron sometidos los menores.