Columnistas

Una educaci髇 basada en el arte
Autor: Dario Valencia Restrepo
20 de Mayo de 2014


La educaci髇 es crucial en cualquier sociedad pero casi nunca se debate con profundidad para definir el fin 鷏timo de la misma.

www.valenciad.com


La educación es crucial en cualquier sociedad pero casi nunca se debate con profundidad para definir el fin último de la misma. Conviene entonces registrar y aprovechar que en recientes semanas, debido a los resultados de las pruebas Pisa, proliferaron críticas y propuestas al respecto, tantas que hasta los cinco candidatos presidenciales suscribieron el llamado Pacto por la Educación. Por su parte, el ministerio de educación intenta nuevos caminos para mejorar la preparación de los docentes con el importante proyecto en marcha “Todos a aprender” (Ver http://tinyurl.com/pcpsxx8).


En un reciente reportaje para el periódico El Tiempo, el coordinador de las pruebas Pisa, Andreas Schleicher, atribuye el mal desempeño de los estudiantes colombianos en dichas pruebas a ciertos factores, entre los cuales menciona dos que vale la pena reproducir: “…son menos buenos para demostrar su conocimiento en contextos desconocidos que los de otros países, y esto se debe a que en Colombia la enseñanza está enfocada en la reproducción del conocimiento y no en su aplicación creativa… El conocimiento no es la información, sino lo que se construye a partir de ella…”


¿Cómo pues despertar o desarrollar la capacidad creativa en los niños y jóvenes, sobre todo para enfrentar problemas nuevos, transferir métodos de un campo a otro, imaginar nuevas realidades? Ya Platón dijo algo al respecto.


En su obra “La República”, el filósofo se ocupa extensamente de la educación y allí argumenta que el arte, en especial la música en razón de sus atributos de ritmo y armonía, debe ser la base de la educación. Esta noción solo vino a recibir un tratamiento de fondo en el libro ya clásico de Herbert Read “Education Through Art” (1943). Mucho antes que Edgar Morin, Read propone una educación que integre las diferentes disciplinas, y agrega que ella debe contribuir a despertar, desarrollar e integrar dos atributos esenciales: percepción y sensibilidad. Son los artistas quienes más han alcanzado este último ideal y por ello tienen la capacidad de imaginar un más allá y de crear nuevas realidades.


El autor del libro mencionado ve la educación como el cultivo de los diferentes modos de expresión, de tal manera que niños y adultos aprendan a bien expresarse en sonidos (músicos, poetas, oradores), en imágenes (pintores, escultores), en movimientos (danzantes, obreros), en herramientas o utensilios (artesanos). Todo lo anterior se relaciona con el arte, e incorpora primordiales facultades (pensamiento, lógica, memoria, sensibilidad e intelecto). En este sentido, el fin de la educación sería formar artistas, gentes calificadas en los diferentes modos de expresión.


Los interesados en este tema pueden conocer significativos análisis al respecto en una edición de la revista Aleph, la número 141, particularmente en un texto de Jairo Ruiz Mejía que reseña el libro de Herbert Read (ver http://tinyurl.com/oxvnq4m). A propósito, la revista Aleph se ha constituido en un singular fenómeno cultural entre nosotros pues acaba de publicar el número 168 y celebrará en 2016 cincuenta años de funcionamiento. Artífice de lo anterior ha sido su fundador y director, Carlos Enrique Ruiz, destacado intelectual del país.


***


El río Magdalena. Parece que por fin se va a recuperar la navegabilidad del gran río de Colombia. El Gobierno Nacional, por intermedio del Consejo Superior de Política Fiscal (CONFIS), aprobó los recursos necesarios y ya se lleva a cabo la licitación para permitir el transporte entre Puerto Salgar y Barranquilla, lo que implicará un sustancial abaratamiento de costos. Resulta oportuno manifestar un reconocimiento a quienes, ante el descuido y desatención del país frente a tan sobresaliente vía, mantuvieron vivo el interés por la misma mediante estudios y escritos. Entre ellos queremos destacar a José Alvear Sanín por su bello libro “Manual del río Magdalena” (2005), auspiciado por Cormagdalena, en el que proporciona una visión múltiple, amena e ilustrativa del río destinada en especial a las nuevas generaciones (ver el libro completo en http://tinyurl.com/n4hn4j8).