Política

Education is a priority
La educación es prioridad
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
19 de Mayo de 2014


Este tema ocupa gran espacio en los planes de gobierno de los cinco candidatos presidenciales.


Foto: Cortesía 

La educación de los niños figura con especial énfasis en las plataformas programáticas de los aspirantes a la Presidencia de Colombia.

Los estudiosos del tema educativo en Colombia reconocen que el país ha puesto un énfasis fundamental en la educación, a la cual dedica un poco más del 5 % del Producto Interno Bruto, PIB.


En sus ocho años, Álvaro Uribe le dio continuidad al Ministerio de Educación y se diseñó una propuesta de Plan Decenal de Educación Superior.


En el cuatrienio presidencial de Juan Manuel Santos, quien es economista y hacendista, se presentó una política educativa tendiente a mejorar la calidad de la educación como una herramienta dirigida a la prosperidad y a cerrar las brechas de la inequidad.


Pero los pésimos resultados de los estudiantes colombianos en la prueba Pisa llevó a sus competidores políticos a concluir que su gestión fracasó en este frente.


Santos reaccionó y en su actual campaña reeleccionista lanzó desde Antioquia diez puntos para transformar la educación y convertir al país en el más educado de América Latina al año 2025, mejorar drásticamente la calidad docente, eliminar las barreras de acceso a la educación y darles a estudiantes y maestros las herramientas que necesitan para disfrutar de una educación del mejor nivel, que 2,4 millones de niños estén cubiertos con los apoyos en nutrición del programa ‘De Cero a Siempre’, restablecer la jornada única escolar y mejorar los salarios y la formación de los profesores.


Más oportunidades


El candidato Óscar Iván Zuluaga, igualmente economista, ha estado poco vinculado al sector educativo y en este campo se le recuerda por la entrega de kits escolares para los niños de Pensilvania, Caldas, cuando allí fue alcalde.


Su propuesta educativa plantea que los estudiantes logren mejores oportunidades, poner en marcha la jornada única de ocho de la mañana a las cuatro de la tarde en todos los colegios públicos, con dos alimentos diarios garantizados por el Estado.


Fortalecerá el Sena para dar formación técnica desde el bachillerato y educar a los jóvenes como emprendedores e innovadores.


Y se compromete a que todo bachiller tenga acceso a una formación tecnológica o profesional de calidad.


El candidato verde, Enrique Peñalosa, le dio tanta importancia al tema educativo que escogió a una exviceministra del ramo, Isabel Segovia, como fórmula a la Vicepresidencia. Segovia trabajó para la Fundación Compartir y allí lideró y diseñó un diagnóstico sobre la forma cómo se deben orientar los esfuerzos en materia de educación en Colombia para que el país se convierta en el mejor educado en América Latina.


Peñalosa, también economista, aunque hizo especial énfasis en el desarrollo urbano como alcalde de Bogotá, fue el primero en construir megabibliotecas y a la capital colombiana le dejó otras trece bibliotecas de menor escala, 23 colegios y amplió en más de 200.000 los cupos escolares en escuelas y jardines en sectores deprimidos.


Precisamente su programa propone un ambicioso plan de construcción de colegios.


Así mismo que los niños tengan acceso a buenos jardines sociales, a una educación de calidad, en unos buenos colegios con muy buenos maestros que estén bien remunerados y bien motivados. 


No a las privatizaciones


La izquierda de Colombia siempre ha esgrimido la bandera en defensa de la educación pública en todos sus niveles y es uno de los pilares de la plataforma de su candidata, la también economista Clara López, quien aboga por la democratización del acceso a la educación superior y garantizar la gratuidad de la educación oficial de calidad y bilingüe.


Comparte la necesidad de elevar el nivel salarial y las condiciones laborales de los docentes públicos.


Su colega conservadora, la abogada Marta Lucía Ramírez muestra en su trayectoria como senadora el proyecto de ley que declaraba la obligatoriedad de la enseñanza del inglés, por eso ahora propone el bilingüismo en las instituciones educativas.


La educación es el segundo punto de los cinco que compone su programa. Consiste en aumentar en un punto del PIB la inversión en esa área e incrementar los salarios de los maestros.


Además garantizar la infraestructura básica de servicios públicos y telecomunicaciones en colegios y ampliar el acceso a la educación superior a todos los jóvenes del país, para lo cual propone que haya gratuidad para los de Sisbén 1 y 2, y que del 3 en adelante se pueda asegurar una financiación muy económica.



De primer orden

La reciente clasificación, en los últimos lugares, de Colombia en la prueba Pisa, que evalúa internacionalmente a los alumnos, prendió las alarmas en plena campaña electoral por la Presidencia de la República.


Y el tema educativo, que hace algunos años atrás no era un tema de primer orden, hoy es uno de los asuntos prioritarios en la agenda de los aspirantes y ya es un tema que tiene un espacio importante entre personas influyentes y en los medios de comunicación, con la pretensión de ponerlo al orden del día.


Según la hoja de ruta que trazó para los candidatos la U. de A., el debate se centra hoy en la educación formal y en la formación de los maestros, lo que toca directamente a las facultades de Educación.


Y plantean que los grandes temas en este campo son de largo aliento y no para un cuatrienio presidencial, toda vez que se requiere de políticas públicas y de gobiernos que se comprometan con asumir los compromisos que corrijan las inequidades del país.


La redacción educativa de EL MUNDO sostuvo que urge continuidad en las políticas educativas nacionales, lograr el retorno de cerebros fugados, que la investigación la adelanten entidades competentes y que los estímulos a los maestros los brinde el Gobierno.