Fútbol en el Mundo

Puyol will remain as legend
Puyol quedará como leyenda
16 de Mayo de 2014


El capitán barcelonista Carles Puyol anunció ayer su adiós al fútbol competitivo tras quince años al máximo nivel, tanto en la entidad “Azulgrana” como en la selección española, donde acumuló todos los títulos posibles.


EFE


Aquel polivalente jugador del filial en la temporada 1998-99, Carles Puyol Saforcada, no era ni mucho menos el talento más destacado de un equipo en el que jugaban perlas de “La Masía” como Gabri, Luis García o el mismísimo Xavi Hernández.


Pocos podían imaginar que ese zaguero, que empezó jugando de extremo y pasó por el centro del campo antes de instalarse en la defensa, que contaba con un físico envidiable y una técnica discreta sería, quince años después, el jugador que más partidos ha defendido la camiseta “Azulgrana” por detrás de su compañero Xavi Hernández.


Puyol tampoco tenía el beneplácito de la dirección deportiva. De hecho, en verano de 1999 el entonces secretario técnico Llorenç Serra Ferrer firmó un acuerdo de cesión con el Málaga, recién ascendido a la primera división. Pero el técnico holandés Louis Van Gaal, el mismo que le hizo debutar en Valladolid, frenó la operación a última hora.


Van Gaal le dio la oportunidad y Puyol, a base de esfuerzo y sacrificio como siempre lo demostró, la aprovechó. Ya fuera de lateral derecho o de central su figura empezó a despuntar en los primeros latidos del siglo XXI, coincidiendo con el adiós del presidente José Luis Núñez y la llegada de Joan Gaspart.


A falta de títulos, Puyol era el ejemplo en el césped de lo que el Barça quería pero no podía ser. Su figura se abonaba a la épica para levantar los aplausos de un Camp Nou acostumbrado entonces a vivir “pañoladas históricas” casi cada fin de semana.


Los primeros capítulos de su leyenda empezaron a escribirse con el marcaje impecable a Luis Figo en su regreso al Camp Nou como jugador del Real Madrid o el gol que salvó con el escudo en un partido de Liga de Campeones ante el Lokomotiv de Moscú.


Con la llegada de Joan Laporta a la presidencia y de Frank Rijkaard al banco, Puyol se consagró en la posición de central y se enfundó el brazalete de capitán.


Con el entrenador Pep Guardiola, Puyol alcanzó su esplendor táctico, técnico y físico en la temporada del triplete. Jugó no solo de central sino también de lateral, y con su experiencia adiestró a un Gerard Piqué que empezaba a asentarse como central titular del mejor Barça de la historia. 


En la temporada 2011-2012 disputó un total de 40 partidos de titular. Fue el último año en el que las rodillas de Puyol aguantaron la exigencia de la competición. El año pasado, en el que renovó su contrato hasta el 2016, se le realizó una “limpieza articular de la rodilla derecha” que le dejó seis meses por fuera.


El pasado verano Gerardo “Tata” Martino frenó el fichaje de un central para esperar la recuperación de Puyol. Pero en su última temporada de “Azulgrana” el capitán solo pudo jugar doce partidos.


Y entonces ayer anunció su adiós. El sueño de emular a su gran ídolo Paolo Maldini y jugar al más alto nivel hasta los 40 años se esfumó. No obstante, siempre podrá recordar que es una leyenda del Barça.



Reacciones

Tras el anuncio de su partida, Carles Puyol desató un mar de reacciones en el mundo del fútbol. 


El expresidente barcelonista Joan Laporta expresó que “Puyol es una persona que si continúa vinculada al equipo, el club puede estar satisfecho y orgulloso, porque sus valores, no solo en el terreno futbolístico sino humano y social, son unos valores que el club debe promover y él es la persona ideal para hacerlo”.


Por su parte, el exjugador del Real Madrid, Fernando Hierro, manifestó: “Para todos los jugadores, para todos los jóvenes es un ejemplo de profesionalidad, tanto como jugador, como persona”.