Economía

Government defines new agrarian measures
Gobierno define nuevas medidas agrarias
Autor: Duván Vásquez
6 de Mayo de 2014


Centenares de productores están en un cese de actividades desde el pasado 28 de abril, a causa de un presunto incumplimiento de los compromisos adquiridos por el Ejecutivo el año pasado.


Foto: Cortesía 

Después de una suspensión de cuatro días, el ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, reanudó los diálogos con los campesinos para tratar de darle fin al paro agropecuario.

El Gobierno Nacional ha cumplido con el 60 % de los 180 compromisos que adquirió con el sector agropecuario para conjurar el paro del pasado mes de agosto.


Así lo anunció el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Rubén Darío Lizarralde, durante la reunión con los representantes de las dignidades agropecuarias ayer en Boyacá, como continuación de los diálogos que se reanudaron el domingo, luego de una suspensión por una molestia entre las partes.


En ese sentido, el titular de la cartera agraria señaló que se ha venido trabajando y evaluando cada uno de los requerimientos de los movimientos campesinos para determinar qué se ha cumplido y qué falta. Sin embargo, fue muy enfático en que no se contemplarán en la mesa de diálogos propuestas diferentes a las ya definidas.


Por otro lado, Lizarralde anunció unas nuevas medidas para otros sectores. Es por eso que se expidió la Resolución 230 por el Ministerio de Agricultura, con la que establece un apoyo directo de $800 por kilo de cacao en grano, que sea comercializado, facturado y registrado hasta el próximo 30 de junio ante la Bolsa Mercantil de Colombia (BMC). Estos recursos son $300 superiores a los definidos por la anterior resolución que otorgaba $500 por kilo del grano.


Este subsidio cobijará a un volumen de 20.000 toneladas y beneficiará a las 40.000 familias que dependen de la producción de este fruto en 230 municipios del territorio nacional.


Además, se expidió también la Resolución 229 que definió un apoyo de hasta $100.000 por tonelada de arroz que se otorgará hasta el 31 de marzo de 2015, para proteger los ingresos de los 13.500 productores en todo el país.


Por otro lado, el Gobierno ya había determinado que se prohibían los embargos a los campesinos que tuvieran deudas con el sistema financiero y aprobó el refinanciamiento de los créditos. Así lo anunció el ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas Santamaría, quien explicó que “para quienes deben menos de $20 millones se apropiaron los recursos para comprar a los bancos esa cartera con un descuento, y transferir el beneficio de ese descuento a los deudores, con unas operaciones en la que los créditos han sido refinanciados a once años, con tres años muertos en los que no se causan ni se pagan intereses, y al cabo del cuarto año se empieza a pagar una tasa de interés módica de inflación más dos puntos”. 


Sin embargo, esa decisión mantiene la diferencia entre los campesinos y el Ejecutivo, porque según Víctor Correa Vélez, vocero de Dignidad Cafetera, el compromiso no era refinanciar los créditos sino comprar toda la cartera para condonarlos y dejar a los productores sin deudas pendientes con el sistema financiero.


Al cierre de esta edición continuaban los diálogos entre los líderes campesinos y el ministro Rubén Darío Lizarralde sin un acuerdo definitivo que pusiera fin al paro nacional.



Pagos de PIC

El gerente Administrativo de la Federación Nacional de Cafeteros, Felipe Acero, anunció que ya se ha desembolsado el 70 % de los recursos que se adeudan por concepto de la Protección al Ingreso Cafetero (PIC) del periodo 2013.


Este proceso relámpago de pagos empezó desde hace ocho días, cuando el Gobierno Nacional autorizó el trámite de los recursos restantes por $60.000 millones a los 79.845 caficultores cuyas facturas estaban en proceso de revisión y verificación; y que hasta ahora fueron autorizadas porque cumplen los protocolos de transparencia establecidos.


Además, el gremio cafetero ratificó que desde el año pasado se han entregado más de $1 billón en recursos para las 550.000 familias productoras del grano en el país.