Columnistas

Equidad, m醩 閠ica que ley
Autor: Hern醤 Mira
30 de Abril de 2014


La Corte Constitucional hab韆 resuelto que por razones de solidaridad, igualdad y equidad en el pa韘 no puede haber pensiones, como las de congresistas, que superen los 25 salarios m韓imos, unos 15 millones de pesos

mira@une.net.co


La Corte Constitucional había resuelto que por razones de solidaridad, igualdad y equidad en el país no puede haber pensiones, como las de congresistas, que superen los 25 salarios mínimos, unos 15 millones de pesos.  Esa decisión parecía ser la más justa y equitativa. Pero como lo bueno no dura, menos entre nosotros, hace poco la Corte Suprema determinó que ese fallo no podía aplicarse porque los procesos de igualdad y equidad están sometidos a la s garantías fundamentales. Alguna amiga abogada  y profesora universitaria, me decía que entonces lo de las altas pensiones terminaba siendo algo legal pero no constitucional. Esa es la confusión que vivimos en ese y muchos casos, incluido el de Petro, en los que la ley da tumbos y confunde a la ciudadanía que queda en el limbo.


El gran problema de la equidad es, de lejos, el más serio de esta democracia y de nuestro pretendido Estado Social de Derecho. El economista francés Thomas Piketty, publicó recientemente el libro “El capital en el siglo XXI” que ha revolucionado el pensamiento económico y político. Hace un análisis a fondo y juicioso de la inequidad mundial. “La riqueza de los más ricos ha crecido dos o tres veces más que el PIB global durante los últimos 20 o 30 años” dice en una entrevista. La concentración del capital ha llegado a niveles altísimos incompatibles con los valores y principios de la meritocracia y justicia social que son fundamentales en las sociedades democráticas. 


Como medidas para reducir la desigualdad, Piketty dice que se debe apostar por los impuestos progresivos “sobre las rentas y también sobre la riqueza neta de los individuos…muchos países tiene un impuesto sobre el patrimonio que es proporcional al valor de la propiedad; sería mejor eliminarlo e introducir impuesto progresivo sobre la riqueza neta”. Este planteamiento se estrella con lo que dice el informe “Trabajando para pocos” de Oxfam –organización que trabaja por solucionar la pobreza- que los ricos han logrado políticas públicas  que los favorecen como rebaja de impuestos, paraísos fiscales y disminución de  los servicios públicos para las mayorías. Con toda razón dice entonces Piketty que su “principal mensaje es que la economía no es una cuestión reservada a los expertos sino algo que atañe a todo el mundo”. Los ciudadanos, entonces, debemos apropiarnos de esta grave situación. Por ejemplo ¿cuál de los candidatos tiene la mejor propuesta contra la inequidad?


Volviendo al tema de las pensiones de los congresistas, tan representativo para el caso, la conclusión es que en último termino la solución de fondo a la inequidad es ética –hacer el bien, en su definición más simple- pues equidad, como la define el Drae, es dejarse llevar “por el sentimiento del deber o de conciencia, más bien que por las prescripciones rigurosas de la justicia o por el texto terminante de la ley” Más ética que ley.


CODA. Muy a propósito, dice tajantemente Peter Singer en “Ética práctica” que “llevar una vida ética es algo más que respetar los derechos de los otros”.