Columnistas

Medellín turística y de convenciones
Autor: Danny García Callejas
30 de Abril de 2014


Colombia se consolida como destino para las convenciones. En un negocio que entre 2008 y 2012 generó USD$56 mil millones de dólares de forma directa en el mundo.

Profesor, Departamento de Economía


Universidad de Antioquia


danny.garcia@udea.edu.co


Colombia se consolida como destino para las convenciones. En un negocio que entre 2008 y 2012 generó USD$56 mil millones de dólares de forma directa en el mundo, el país ocupa el puesto 29 en cuanto a número de asambleas y se destaca como el cuarto en América Latina detrás de Brasil, Argentina y México, según la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones.


En 2012, en Estados Unidos se realizaron 833 congresos, país que encabeza el escalafón. En Colombia tuvo presencia 138 reuniones de las 11.156 que se llevaron a cabo en el mundo. En el país andino, Bogotá, Cartagena y Medellín ocupan las posiciones 42, 56 y 85 en la clasificación de ciudades, respectivamente. No hay duda de los esfuerzos de estas metrópolis por atraer a más convenciones y turistas.


En las tres urbes se implementan programas de bilingüismo y fortalecimiento de los servicios turísticos para seducir a más viajeros. En Medellín, su oficina para los visitantes y convenciones —Medellín Convention and Visitors Bureau— junto con Plaza Mayor, promueven a la ciudad como destino ideal para reuniones y eventos.


Fruto de la perseverancia y promoción de la ciudad, se han realizado reuniones del Banco Interamericano de Desarrollo y Naciones Unidas, por solo citar dos ejemplos. Los aprendizajes y experiencia adquiridas han sido valiosas y permitirán lograr muchos más eventos. Pero se requiere del trabajo en equipo del sector privado y sin ánimo de lucro para mantener los logros.


Las Vegas es una ciudad turística en la que los gobiernos locales y estatal, la industria hotelera y las organizaciones sin ánimo de lucro coordinan para ofrecer servicios turísticos de alta calidad —satisfacer la demanda—. Sin duda, el juego y actividades de entretenimiento cultural, erótico, deportivo y musical atraen a diversidad de turistas.


Aunque ofrecer y tolerar tantas actividades genera situaciones indeseables —como la ludopatía o aumento de la criminalidad—, Medellín puede aprender de la sana diversión de Las Vegas. Más aún, mientras en la ciudad de la eterna primavera se ofrecen 5.572 habitaciones de hotel, en la ciudad del pecado son más de 120.000. En ésta última la tasa de ocupación es de 84% y 53% para la capital antioqueña.


Lo interesante de la ciudad estadounidense es que los estándares de servicios, variedad de restaurantes, multiplicidad de atracciones —por ejemplo acuarios, montañas rusas—, la concentración de la oferta hotelera en La Franja —The Strip— y el aprovechamiento de la dotación natural cercana —Gran Cañon, Parque Nacional Zión, Lago Mead, entre otros— la convierten en una villa que complace a todos los gustos.


En Medellín se promocionan las bellezas naturales cercanas pero aún falta llegar al turista con más oferta, en su idioma, con información más precisa y facilitándole su desplazamiento en la ciudad y departamento. Este es un reto para la sociedad medellinense que marcha por la vía correcta pero requiere más inversión del sector privado; así lograremos una Medellín turística y de convenciones.