Economía

CAF (Latin America’s Development Bank) asks to develop small business
CAF pide desarrollar la pequeña empresa
26 de Abril de 2014


La banca multilateral presentó un reporte sobre los esfuerzos que se han hecho para la transformación productiva en América Latina y propuso un debate sobre cómo impulsar el emprendimiento innovador.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

La mayoría de los empleados en América Latina se generan su propio empleo

Redacción Economía


Los gobiernos de América Latina deberían establecer un “ecosistema saludable” que contribuya a fomentar en las pequeñas empresas ideas de negocio innovadoras y transformadoras, según el economista del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), Pablo Brassiolo.


Asimismo, las pequeñas empresas españolas que deseen establecerse en esa región pueden contribuir al desarrollo del tejido empresarial latinoamericano, para lo que haría falta que los gobiernos promovieran y alentaran encuentros y alianzas empresariales.


En ese sentido, Brassiolo, acompañado del director para Europa de CAF, Guillermo Fernández de Soto, presentó en el Banco de España en Madrid el último Reporte de Economía y Desarrollo (RED 2013) de dicho organismo y titulado “Emprendimientos en América Latina. Desde la subsistencia hacia la transformación productiva”.


En Latinoamérica “no faltan emprendedores”, dijo Brassiolo tras la presentación y al destacar que lo que falta son ideas de negocios innovadoras y transformadoras, así como la necesidad de una capacitación de la mano de obra.


Uno de cada tres trabajadores en América Latina lo hace por cuenta propia, pero el 75 % de estos son microempresarios con menos de cinco empleados a su cargo y sin previsión de desarrollo, según el informe que cita como una de las trabas para lograrlo “el exceso de burocracia o la falta de financiación”.


“La abundancia de empresas muy pequeñas y la escasez relativa de medianas y grandes llevan a la región a un círculo de baja productividad y de informalidad en la creación de empleo. La idea que intentamos aportar con el informe es la de potenciar nuevas políticas que traten de romper este círculo vicioso”, aseguró Brassiolo en la presentación.


“Es necesario crear políticas para fomentar el talento empresarial y espacios de encuentro; otras que mejoren y fomenten la financiación; intentar reducir los costos de la innovación y aportar nuevas políticas de empleabilidad”, añadió.


Por tal motivo, según Brassiolo, el informe pretende promover el debate acerca de la inversión en el emprendimiento innovador, pero insiste que como “brazo de financiación” el CAF también prevé dar su apoyo al desarrollo de la pequeña empresa en América Latina.


En conclusión, el economista del CAF insistió que para que se desarrollen ideas de negocio transformadoras que generen riqueza y mejoren la calidad de vida de la población de América Latina se necesitan además espacios de encuentro entre las grandes empresas y sus proveedores; instrumentos financieros y fuentes de información para mejorar procesos y productos.



Una banca de fomento

CAF, formado por 18 países (16 de América Latina y Caribe además de España y Portugal) y catorce bancos privados, tiene por objetivo impulsar el desarrollo sostenible y la integración regional.


Este organismo de banca multilateral tuvo sus comienzos en 1966, tras la firma de la Declaración de Bogotá por los presidentes de Colombia, Chile, Venezuela, y los representantes personales de los primeros mandatarios de Ecuador y Perú, según la cual se aprobaba un programa de acción inmediata para las naciones andinos y el chileno, que contemplaba la aplicación de medidas de integración económica y la coordinación de las políticas de los países participantes en materia comercial, industrial, financiera y en servicios de cooperación técnica. Por eso, se nombró una Comisión Mixta para atender dichas funciones y se propuso la creación de esta corporación de fomento.