Economía

Young workers are unprotected
Trabajadores jóvenes están desprotegidos
Autor: César Augusto Betancourt Restrepo
10 de Abril de 2014


De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en Latinoamérica solo el 40 % de los jóvenes cotiza a un seguro de salud y el 39 % a un sistema de pensiones.


Foto: EL MUNDO 

Fuente: Asocajas Gráfico: Keidy De La Ossa

En Colombia, el 67 % de los jóvenes trabaja sin tener un contrato laboral y uno de cada cinco en disposición de hacerlo, se encuentra sin empleo. 


Así lo comunicó la Asociación Nacional de Cajas de Compensación Familiar (Asocajas), basada en cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), según los cuales el 26,09 % del desempleo juvenil recae en mujeres que están entre los 18 y 24 años de edad, mientras que en el mismo rango de edad de los hombres este porcentaje es menor, del 17,37 %.


A esta realidad se suma el hecho de que los jóvenes están devengando menos de un salario mínimo mensual, aunque trabajan más de 40 horas a la semana y sus contratos de trabajo son de un máximo de 14 meses. 


Según Luis Alejandro Pedraza, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, este es el “reflejo de la gran dificultad que tiene la juventud trabajadora al tener acceso a un contrato con trabajo digno, y a eso se le agrega la gran dificultad para que los jóvenes tengan posibilidades reales a futuro de pensión de jubilación, porque las condiciones de indignidad en la contratación, le hacen imposible cotizar para que a futuro tengan una jubilación o para que tengan una seguridad social”. 


De igual forma, Jorge Iván Díez, secretario General de la Federación Departamental del Trabajo, CGT Antioquia, destacó que esta es una posición muy difícil para los trabajadores, “sobre todo aquellos jóvenes que están buscando la oportunidad de acceder a un primer empleo en medio de una situación de empleabilidad bien complicada en el país”. 


Díez explicó que por lo general las personas que no tienen un contrato laboral y que no se encuentran formalizadas, carecen, en su gran mayoría, de una afiliación al sistema de seguridad social integral, “es decir, que en su gran mayoría no tienen afiliación ni al sistema de salud, ni a los riesgos profesionales ni al sistema pensional”. 


 


¿Más leyes? 


Para Pedraza, este no es un tema de crear más leyes sino que por el contrario, desde la CUT se le está exigiendo al Gobierno Nacional que cumpla la normatividad existente. 


“No se necesitan nuevas normas ni nuevos convenios porque ya están establecidos y reconocidos, primero por parte de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, en cuanto tiene que ver a la equidad de género y la igualdad en el ámbito laboral, y además el Gobierno colombiano ha reconocido y adoptado esos convenios internacionales”, señaló Pedraza.  


El problema, explicó el líder sindical, es que “el Gobierno no hace nada, no ejerce autoridad para que los empresarios respeten los convenios. Entonces no es un tema de normas sino de que el Gobierno tenga la voluntad política de hacer aplicar las normas que ya existen y hacerlas respetar”. 



Un desafío latinoamericano

En una entrevista a Elizabeth Tinoco Acevedo, directora Regional de la OIT para América Latina y el Caribe, que aparece en el portal web del organismo internacional, señaló que “en el ámbito global, los jóvenes muestran tasas de desempleo que triplican a las de los adultos y, una vez que consiguen una ocupación, suelen ser víctimas de la informalidad, lo que significa malas condiciones laborales, bajos ingresos, escasa o nula protección y derechos”.


Tinoco Acevedo explicó que en América Latina la tasa de desempleo juvenil urbano llega a 14,9 %, el doble de la tasa general y el triple de la de los adultos sobre 25 años que tienen el 5 % de la tasa. Por otra parte, seis de cada diez jóvenes solo consiguen empleos informales. 


“Con cerca de 20 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan, es necesario replantear la forma en que se forja el futuro de la que quizás es la generación mejor formada y educada que hemos tenido nunca”, concluyó Tinoco Acevedo.