Mundo deportivo

Tennis with the heart
Tenis con el corazón
Autor: Jonny Andrés Sampedro
9 de Abril de 2014


En el Parque Juanes de la Paz, ubicado en el sector de Castilla, uno de los clubes de tenis de la ciudad adelanta una linda labor con un grupo de personas en silla de ruedas, de la tercera edad, con acusia y deportistas con enfermedades genéticas, algo que no es común en un deporte de élite.


Twitter: @JonnySampedro 


Llegan en grupo. Un grupo unido en el que todos se quieren, todos se valoran y se cuidan entre ellos mismos. El trayecto es solo de cuatro cuadras, cuatro simples calles que separan  el colegio Corporación Habilitemos del Parque Juanes de la Paz, pero no importa, este debe hacerse en compañía, en gallada, porque aquí, el cuidado del amigo es la regla de oro.


Llegan a la cancha número tres de dicho escenario deportivo y las sonrisas aparecen. El saludo afectuoso con Juan Buitrago, su entrenador y amigo, no da espera y si este, por alguna obligación tuvo que viajar a otra ciudad y no pudo acompañarlos en la anterior sesión, dejando otro compañero, lo celan e inmediatamente le hacen el reclamo: “¿Usted por qué no vino la clase pasada ?”.


Es un reclamo justo, que el acusado toma con gracia y que se apoya en seis años de amistad, “próximamente cumpliremos siete”, dice Buitrago, mientras que Olga Álvarez, madre de Víctor, recalca: “Y desde el primer día hasta ahora ha sido gratis, a esta gente le debemos mucho”.


“Esta gente”, como los llama doña Olga, es la gente del Club El Bosque de Tenis, quienes desde ese tiempo han brindado estos programas gratuitos, “porque queríamos ayudar a estos muchachos, como ya lo veníamos haciendo con los grupos de la tercera edad y porque son chicos que le sacan gusto y provecho a este deporte, algo que no todos agradecen”, cuenta Juan Buitrago.


“Acá les prestan todo, no tienen que traer nada. Les facilitan las raquetas, las pelotitas y les organizan torneos entre ellos mismos y los disfrutan al máximo”, comenta Omaira Toro, madre de Maritza, quien lo primero que hace cuando llega una visita a la casa es mostrarles la medalla que se ganó en uno de estos certámenes.


La clase empieza con unos leves estiramientos y con ejercicios básicos. Tirar la pelota al aire y agarrarla, ponerla a rebotar, golpearla contra la malla y luego el repaso de los golpes más importantes, el revés, la volea y la derecha y luego una serie de partidos entre ellos, unos 20 muchachos aproximadamente.


Como en todos los grupos, hay varias personalidades: Está Hernán, a quien le gusta que lo llamen Sherman Cárdenas, porque es su jugador favorito y es de los más graciosos del grupo; Felipe a quien le gusta que lo relacionen con el futbolista Giovanni Hernández; Víctor, el que mejor técnica muestra y uno de los líderes del grupo, además baila salsa, tango y porro de muy buena forma con su amiga María Teresa; y Juan Diego López, uno de los que Juan Buitrago llama “milagro de la vida”.


“Es un chico con parálisis cerebral. Cuando llegó aquí no tenía mucha movilidad y se le dificultaba mover los brazos, obviamente tenía otras dificultades, pero con el tiempo se ha soltado mucho, muestra una mejor coordinación, mejores golpes, más avances y fue medallista de bronce en Costa Rica, en unas olimpiadas de discapacidad”, señala Buitrago.


En esta labor Juan Buitrago, coordinador de la escuela de tenis del Club El Bosque, no discrimina, ni tiene consentimientos, pues para él “todos los chicos pueden hacer cualquier cosa, acá nunca se puede pensar que hay imposibles y por eso les exigimos como a cualquiera, los invitamos a esforzarse, lo mejor es ver que son más juiciosos que cualquiera, que responden y muestran avances, por eso le meto más amor a esta que a cualquier clase paga”.



Los programas

Estos programas nacieron mediante convenios con colegios e instituciones que agrupaban a este tipo de personas, por eso se dictaba solo con ellos, pero a partir de este año los interesados en hacer parte de estas sesiones pueden acercarse a las oficinas del club, ubicadas en el Parque Juanes de la Paz y allí recibirán la información pertinente para hacer parte de estas, las cuales son totalmente gratuitas.


Los tenistas en silla de ruedas practican los días miércoles y viernes a partir de las 9:45 a.m., los otros tenistas en situación de discapacidad entrenan los martes y jueves desde las 9:00 a.m. y los de la categoría adulto mayor lo hacen los viernes desde las 9:00 a.m., las personas con baja audición o hipoacusia es el nuevo grupo que se está formando.