Política

Bello, yes or no
Bello, sí o no
5 de Abril de 2014


A la segunda ciudad de Antioquia y la décima primera del país le llegó la hora de votar mañana la revocatoria del mandato de su alcalde.



La Alcaldía de Bello estará mañana otra vez a prueba en las urnas.

Nacho


En su centenaria existencia, Bello se ha convertido en un laboratorio político y mañana afrontará otra interesente prueba en su puja democrática.


Desde que se separó de Medellín, hace cien años, es posible afirmar que la cuna de Suárez siempre  vivido una intensa actividad política, partidista y de confrontación por el poder local.


Sin reparar en esos orígenes centenarios, sobre Bello están, otra vez, puestas las miradas y el interés por lo que suceda con la realización de la votación por el sí y por el por el no de la permanencia en su cargo del alcalde Carlos Muñoz, con motivo de la realización mañana domingo del mecanismo de participación ciudadana de la revocatoria del mandato.


Sin escudriñar muy lejos, Bello ha sido un laboratorio político porque después de la dictadura nacional de finales de los años cincuenta, fue luego ejemplo nacional por el Frente Nacional local con la alternación en el poder municipal de conservadores y liberales.


No obstante, en las entrañas de sus factorías cada vez más escasas, ha surgido una clase sindical y obrera y ha sido la escuela de sectores de la izquierda democrática que hoy juegan, aunque en forma incipiente y minoritaria, en la vida política bellanita.


Son estos los que tomaron recientemente la decisión de contra-atacar el dominio de la casta política tradicional.


Voto en blanco


En el 2011 la ciudad de Suárez volvió a ser primera plana nacional por el triunfo, por primera vez en Colombia, del voto en blanco en los comicios por la Alcaldía, que obligó a la repetición de las elecciones que ganó el conservador Carlos Muñoz.


Y mañana entre las ocho y las cuatro de la tarde habrá un nuevo choque democrático, esta vez entre la Casa Suárez y sectores de oposición.


El suarismo conservador lleva tres periodos al mando del Municipio y sus contradictores sueñan con arrebatarles la conducción del Gobierno Municipal.


Al lado de la Casa Suárez están sectores de la política tradicional como el Partido Conservador, unos matices liberales, Cambio Radical, algunos del Partido de la U y un sector de la población que la ha apoyado y les ha dado el triunfo en las urnas, que en conjunto todos aportan más de 45.000 votos.


Al lado contrario los enfrenta un fogoso, contestario y joven político, hoy concejal, León Fredy Muñoz, quien junto a su hermana Teresa, se formaron en las fuentes rebeldes del M-19 y ahora militan en una nueva versión izquierdista como es el Progresismo petrista, fundido en la Alianza Verde. El es quien está de frente haciendo campaña contra el gobierno de esta ciudad.   


Muñoz, junto a un comité promotor, hoy dividido, promovió la revocatoria casi en solitario, pero ya está rodeado por el curtido líder de origen liberal Armando Estrada Villa y por la solidaridad de la nueva versión crítica de la exconcejal, excandidata a la alcaldía y médica muy social y cívica Luz Imelda Ochoa, quien dijo que de todos modos no está haciendo campaña de frente, además de otros sectores sociales y del exalcalde Óscar Andrés Pérez, quien salió del suarismo a ser la antítesis de sus antiguos socios.


Pero el alcalde Muñoz, quien estratégica y públicamente no le ha hecho alharaca a la revocatoria, también tiene su propia artillería de apoyos.


El Partido Conservador lo arropó nacionalmente, las senadoras azules Olga Suárez y Nidia Marcela Osorio les están dando una manito, los liberales del congresista John Jairo Roldán tampoco le jalan a la situación, lo mismo que Cambio Radical.


Irónicamente la contienda está hoy fracturara entre los que llaman a la participación y los que le juegan a la abstención.


Por todo esto, Bello sigue siendo un laboratorio y la revocatoria está nuevamente a prueba en Colombia, donde nunca ha tenido éxito.



La revocatoria

La revocatoria tendrá vía libre si es aprobada por la mitad más uno de los votos ciudadanos que participen en la convocatoria a las urnas, siempre que el número de sufragios no sea inferior al 55% de la votación válida registrada el día en que se eligió al respectivo mandatario.


En la última elección del alcalde de Bello, los votos válidos ascendieron a 72.073, razón por la cual el umbral de participación para revocar al alcalde tiene que ser de 39.640 votos, que es el primer requisito que se tiene que dar.


Un total de 297.505 ciudadanos están habilitados para sufragar mañana.