Mundo deportivo

The new blood of the “paisa” quintet
La sangre joven del quinteto paisa
4 de Abril de 2014


Con 1.82 m de estatura es uno de los líderes en la defensa de Academia de la Montaña. Diego Gómez es una de las nuevas promesas del baloncesto. La disciplina, la humildad y el amor a su familia, los principales ideales de su existencia.


Foto: EL MUNDO 

Diego Gómez, uno de los jóvenes del quinteto de Academia de la Montaña.

Carlos A. Restrepo


cares@yahoo.com


Con veinte años de edad, cinco de ellos dedicados al deporte, Diego Gómez, jugador adscrito a la Academia de la Montaña,  es una de las jóvenes promesas del baloncesto antioqueño. Llegó de Caucasia detrás del sueño de tener siempre en sus manos el balón naranja y logró convertirse en una de las  cuotas más jóvenes del quinteto paisa. Su buen desempeño en selecciones Antioquia hizo que el profesor Hernán Darío Giraldo pusiera la mirada en su talento.


“Fue un proceso muy largo con selecciones Antioquia, ya el profe me había visto jugar, después estuve en Juegos Nacionales, donde tuve muy buen desempeño, y al siguiente año fui convocado al equipo”, comenta con la mirada puesta en sus compañeros que realizaban la práctica  de cara al juego de hoy ante Cimarrones del Chocó.


La disciplina ha sido fundamental para lograr un puesto dentro del equipo, reconoce que en el grupo existen jugadores de mucha más experiencia, pero él ha sabido demostrar sus capacidades dentro de la cancha.


Aunque su hogar esté ubicado en el Bajo Cauca antioqueño, en Medellín encontró una nueva familia. Sin olvidar sus raíces y sus costumbres, reconoce que el ambiente que se vive en Academia es fundamental para él continuar su proceso en el equipo. “Aquí vivo solo, toda mi familia es de allá, pero acá la integración es muy buena, somos una familia muy unida... somos un equipo muy joven y hay tres dominicanos que ambientan el equipo con mucha alegría, y se vive muy buen ambiente”,  comenta.


 Diego no solo vive del deporte, combina su actividad con la culminación de sus estudios de administración financiera, el “basket” le ha dado herramientas fundamentales para aplicarlas en su vida cotidiana, “hay veces que me da muy duro estudiar, porque salgo mucho a jugar cuando es de visitante, pero el basket me ha dado la responsabilidad que necesito para hacer las cosas bien”. En el equipo lo ven como un  talentoso y demasiado fuerte en la marca, “es muy buen jugador, agresivo en la defensa pero necesita más experiencia”, es la opinión que da Simón Granados de su compañero, que viste la número 12 antioqueña.


Contar con una liga profesional en Colombia de baloncesto es importante para la masificación de este deporte, el patrocinio de la empresa privada y el apoyo de la afición siempre va a ser fundamental para el sostenimiento de los equipos, “esto va avanzando mucho, ya se han visto coliseos llenos como en las finales y es un deporte que aquí nunca habíamos tenido liga profesional. Falta mucho tiempo pero esto va a ir creciendo”, apunta.


Por ahora no piensa en la fama, solo quiere terminar de estudiar, aprender y crecer como jugador. Después de cumplidas esas bases, si se da la oportunidad, jugaría en el exterior.



Lo que opina el cuerpo técnico

“Diego Gómez ha sido un jugador que en las categorías menores siempre fue determinante en las selecciones Antioquia, fue campeón cuando estuvo en los procesos de selección. Con el equipo profesional tiene un perfil defensivo y ha tratado de desarrollar mucho su juego ofensivo. A pesar de su juventud tiene muchos minutos en la Copa profesional y los ha aprovechado con altura. El hecho de estar lejos de la familia le ha ayudado mucho para fortalecerse como persona en la parte de la madurez; la familia ha estado muy pendiente de él, pero el buscó desarrollarse como persona y buscar mejorar es hacer sacrificios, eso le ha ayudado para salir adelante. Tiene que adquirir mayor experiencia en el juego, mejorar un poco en el juego colectivo y seguir trabajando en su disciplina”. 


Raúl Pabón. Asistente Técnico.