Gente

Book bartering for all tastes
Trueque de libros para todos los gustos
Autor: Juliana Vélez Gómez
2 de Abril de 2014


El Trueque Literario, evento que promueve el Centro Cultural Biblioteca Luis Echavarría Villegas, de la Universidad Eafit, será realizado mañana y el viernes entre 10:00 a.m. y 7:00 p.m. en la placa cubierta de baloncesto de la Universidad.


Foto: Cortesía 

Los libros que no alcanzan a ser intercambiados , quedarán en la Esquina del Trueque Literario, un espacio dentro de la Biblioteca de la Universidad en la que se pueden intercambiar libros de literatura durante todo el año. 

Ni el costo, ni el tiempo, mucho menos el alcance, son excusas para perderse un buen relato o encontrarse con un libro valioso. Eso lo saben muy bien los cientos de personas que desde el 2010 recorren las estanterías que dispone la Universidad Eafit durante el Trueque Literario, un espacio de encuentro para el intercambio de libros y el fomento de la lectura entre todas las personas de la ciudad. 


“Mucha gente se queja de que no lee porque los libros son caros. Aquí estamos dispuestos a intercambiar libros viejos, baratos o caros por otros libros nuevos o viejos. Cambiaremos libros flacos por libros gordos, novelas por cuentos, biografías por poemas, lo que quieran”, indicó Héctor Abad Faciolince, jefe del Centro Cultural Biblioteca Luis Echavarría Villegas. 


En esta ocasión participarán 23 editoriales comerciales y los fondos editoriales universitarios de la Universidad Eafit, el Instituto Tecnológico Metropolitano, ITM, la Universidad de Medellín y la Universidad CES.


Además, la Biblioteca Luis Ángel Arango y la librería Acentos, de Eafit, también brindarán su apoyo al evento. 


Trueque de ideas


El espacio dispuesto para el Trueque se divide en cinco secciones: novela y cuento; ensayo y crónica; poesía y biografía; literatura infantil y juvenil y otros temas, que corresponden a libros no académicos diferentes a la literatura que algunas editoriales aportan. 


“El evento logra reforzar un espacio de intercambio de lecturas, que son espacios difíciles de lograr.  Esta es la oportunidad, frente a una estantería de libros, de poder conversar con alguien sobre una obra literaria, pedir un consejo o discutir sobre las virtudes de esta”, expresó Juan Camilo Suárez, docente de Literatura, de Eafit. 


Por su parte, Simón Pérez, estudiante de Ciencias Políticas, de Eafit, argumentó que el Trueque es una forma de pasar de autores conocidos y que se leen con frecuencia, para acercarse a “páginas desconocidas y misteriosas para nosotros”.


Y como un asiduo participante del evento, relata que ha disfrutado “de la sensación de incertidumbre que sobreviene cuando pasamos por las estanterías y se van apareciendo títulos que nos hacen salir una sonrisa de nuestro rostro, que nos invitan a conocer algo nuevo o, simplemente,  a volver a aquellas páginas que alguna vez se olvidaron”. 


El Fondo de Cultura Económica, por ejemplo, trae antologías de León de Greiff y de José Luis Díaz-Granados; libros infantiles y juveniles de autores nacionales y extranjeros y otros títulos nuevos y destacados de su colección. Desde el punto de vista de su director, Juan Camilo Sierra, no interesa que esta no sea una muestra comercial, pues incluso, es más valioso hacer parte de un espacio en el que circula tanta gente que se convierte en portadora de comentarios y sugerencias para que otros se interesen por lo que la editorial produce. 


En conclusión, “el Trueque es una forma de afianzar la educación, en la medida en que revitaliza el amor por la literatura como placer y conocimiento”, dijo Pérez.



Requisitos y recomendaciones

Cualquier persona de la ciudad, sea o no de la Universidad Eafit, puede participar en el Trueque Literario. 


Cada persona podrá intercambiar un máximo de ocho libros por día, cuidando que estos sean originales, que no sean “piratas” ni fotocopias; tampoco podrán estar mutilados o en mal estado y solo pueden ser libros de literatura.


Al ingresar al punto del evento (placa cubierta de baloncesto) los libros los recibe el personal de la Biblioteca para revisarlos. 


A la persona se le hace entrega de un formato por cada libro, que se debe diligenciar completamente.


Se debe tener en cuenta que si la persona no encuentra la cantidad de libros que desea intercambiar, no se le hará devolución de los que llevó, pues estos entran en las estanterías inmediatamente. Por eso, es recomendable observar primero lo que hay y luego escoger.