Columnistas

Honor a Maira Alejandra Sepúlveda Villa
Autor: Iván Guzmán López
25 de Marzo de 2014


Hace poco tuve la dicha de visitar a Santiago de Chile, la capital de la austral Chile. Encontré una ciudad hermosa y moderna, con amplias vías privadas, túneles, autopistas, jardines, museos, a más de una vida cultural extraordinaria.

Hace poco tuve la dicha de visitar a Santiago de Chile, la capital de la austral Chile. Encontré una ciudad hermosa y moderna, con amplias vías privadas, túneles, autopistas, jardines, museos, a más de una vida cultural extraordinaria. Allí mi atención se centró en conocer a “La Chascona”, la casa construida por Pablo Neruda para su amada Matilde Urrutia (su “mala pécora”, en su inmortal “Veinte poemas de amor y una canción desesperada. Chascona, hace alusión al pelo crespo de Matilde), hoy convertida en una casa-museo bellísima, que conserva una rica muestra de fotografías, artículos y borradores de poemas para Matilde y Albertina Rosa (otro de sus amores), a más de una magnífica iconografía del poeta, su obra y su vida. Después (¡cómo no!), me ocupé de conocer el “Centro Cultural Gabriela Mistral”, o Centro GAM, un complejo cultural que durante la dictadura del general Augusto Pinochet, se llamó Edificio Diego Portales, y que recuperó el nombre de la Premio Nobel chilena bajo el anterior gobierno de la señora Michelle Bachelet.  Sin duda, es un extraordinario homenaje a mi siempre querida poeta Gabriela Mistral. Luego  visité El Palacio de Bellas Artes, El Cerro Santa Lucía y  La Plaza de Armas (con su imponente e histórico palacio de la Moneda), El Parque de las Esculturas, la Calle New York (por donde se entra a la historia y el pasado de Santiago de Chile), entre otros maravillosos sitios.


Este Santiago de Chile que conocí, fue la sede delos X Juegos Suramericanos. El pasado martes 18 de marzo de 2014, en ceremonia efectuada en la Plaza de la Constitución y que contó con la presencia de la Presidenta Michelle Bachelet, se dio fin a esta fiesta deportiva de 12 días, que contó con la presencia de 3 mil 500 deportistas de los 14 países integrantes de la Odesur. Por supuesto, ahí estaba nuestra patria, Colombia, y entre esos deportistas de alto rendimiento, estaba una hermosa representante del municipio antioqueño de mis amores, Liborina.  Se trata de Maira Alejandra Sepúlveda Villa, nacida allá, el 20 de septiembre de 1995,  quien a sus 18 años ya ha representado al municipio en eventos departamentales y nacionales, y a Colombia en justas internacionales en un deporte que, como Tiro con arco, resulta exótico a sus paisanos. Esta vez, la encontramos conformando el equipo femenino de arquería, al lado de nada menos que Ana María Rendón y Natalia Sánchez, continuando así su Ciclo Olímpico dorado que inició en Bolivarianos, al vencer en la final a Brasil y subir al primer escalón del podio.


En la categoría Individual Femenino, Maira Alejandra Sepúlveda Villa, ganó, en los X Juegos Suramericanos de Chile, la Medalla de Plata, con un puntaje de1.319, 5 puntos apenas por debajo de otra extraordinaria colombiana, Ana María Rendón, Oro con un total de 1.324 puntos. El bronce fue para la brasileña Sarah Nikitin, con 1.309 puntos.


Mi voz de admiración para la niña de Liborina, que se inició en ese deporte, siendo muy joven, cuando los monitores deportivos introdujeron esta disciplina  para “diversificar” las prácticas deportivas del municipio; para ese entonces, pocos creían que  este deporte, tan desconocido en el Occidente antioqueño, pudiese traer triunfos tan notables para Liborina, para Colombia y para ella. Sin embargo, Maira, con el apoyo de su familia, en especial de su tío Arnulfo Villa, el popular “Fruco”, siguió entrenando y al terminar el colegio decidió dedicarse por completo al Tiro con arco. Recaló en Medellín en el año 2010, donde  se preparó con rigor y dedicación, logrando, desde sus 17 años, codearse en competencias nacionales con sus mejores pares. Así, en los pasados Juegos departamentales, ganó 4 medallas de oro; en abril de 2013, en el marco del Campeonato Nacional, logró vencer, en una de las competencias, a la campeona nacional de esta disciplina, y en este mismo año, empezó a competir a nivel mundial.


Finalmente, quiero ponderar la magnífica presentación de nuestros deportistas, quienes en el medallero general dejaron a Colombia como Subcampeón, con 53 de Oro, 49 de Plata y 64 de Bronce; el campeón fue Brasil, con 109 de Oro, 68 de Plata y 78 de Bronce.


Puntada final: nuestros deportistas siguen demostrando que son los verdaderos embajadores de Colombia.  Así, es claro que el gobierno Nacional, debería pensar en multiplicar los Centros de Alto Rendimiento y en ofrecer apoyo económico  necesario y suficiente para nuestros deportistas.