Nacional

Destitución de Petro ensombrece nuevo ciclo de diálogos en La Habana
20 de Marzo de 2014


Voceros de las Farc se mostraron preocupados por las garantías políticas en el país y propusieron una tregua bilateral para seguir con las conversaciones


EFE


La destitución del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, ensombreció hoy el inicio de un nuevo ciclo de los diálogos de paz. Las Farc advirtieron al presidente Juan Manuel Santos que su decisión de cesar al regidor afecta negativamente a esa negociación.


El Gobierno y la guerrilla volvieron este jueves a la mesa de conversaciones de Cuba para celebrar el vigésimo segundo ciclo de las conversaciones que intentan poner fin al conflicto del país y que en este momento siguen centradas en el tema de las drogas y el narcotráfico.


Tras un receso en el proceso de paz marcado por las elecciones legislativas, la ronda arrancó con la reacción de la guerrilla a la destitución de Petro, que fue confirmada ayer por Santos.


"Deploramos la absurda decisión política del presidente, que toma la Alcaldía de Bogotá en un verdadero golpe de mano", manifestó el número dos de la guerrilla y jefe de su delegación de paz, Iván Márquez en declaraciones a los medios.


El cese del regidor, según la guerrilla, "genera un impacto muy negativo en la mesa de conversaciones" y "afecta de manera grave la confianza y la certeza en torno a lo que se está aprobando".


"Nos plantea muchas dudas e interrogantes en torno a la eficacia de lo acordado parcialmente en torno al tema de participación política", aseveró Márquez al recordar el consenso alcanzado el año pasado en torno a ese punto, el segundo de la agenda que rige los diálogos de paz.


Además, la nueva ronda negociadora llega precedida por el trasfondo del reciente asesinato de dos policías y un secuestro de cinco trabajadores de una petrolera, dos hechos que las autoridades colombianas atribuyen a las Farc.


A preguntas de los periodistas, la guerrilla eludió pronunciarse sobre estos dos temas con el argumento de que no dispone de certezas al respecto.


"No tenemos información cierta sobre esos acontecimientos de orden público acaecidos recientemente en Colombia. Por lo tanto esperamos un poco más de información para poder referirnos con conocimiento de causa a ellos", señaló "Iván Márquez".


El jefe guerrillero aprovechó para reiterar que las Farc siempre han propuesto declarar una tregua bilateral en Colombia para facilitar las conversaciones de paz que se desarrollan en Cuba, si bien el Gobierno de Juan Manuel Santos se opone a pactar un alto el fuego.


Ante esa situación, el grupo insurgente también ha planteado en varias ocasiones un acuerdo para regularizar el conflicto con el objetivo de "amainar los efectos demoledoras de la confrontación en la población civil y en los mismos combatientes".


Por otra parte, a su llegada al Palacio de Convenciones de La Habana, la guerrilla leyó una declaración donde vuelve a solicitar la creación de una Comisión de la Verdad en Colombia con el objetivo de esclarecer "el origen y la verdad" del conflicto.


"La comisión que se propone y que exigimos comedidamente se proceda a conformarse de inmediato es un instrumento sine qua non si se anhela llegar exitosamente al final del proceso de paz", señalan las Farc, que recuerdan que este tipo de instrumentos se han creado en la resolución de conflictos de decenas de países.


Sostiene la guerrilla que establecer la verdad histórica sobre el conflicto es necesario para el reconocimiento de las víctimas y su reparación.


"Ninguna de las partes (en el conflicto) puede ser juez, máxime cuando puede haber sido victimaria", indican las Farc que insistieron en denunciar que sobre el Estado colombiano pesan "incontables" acusaciones y sentencias judiciales sobre la implicación de funcionarios por "graves crímenes contra el derecho internacional".


Como es habitual, los negociadores del Gobierno, liderados por el exvicepresidente Humberto de la Calle, no hicieron declaraciones a su llegada a la mesa de conversaciones.