Columnistas

Paternalismo paradigmático
Autor: Lázaro Tobón Vallejo
20 de Marzo de 2014


Los modelos de desarrollo socioeconómico de los países emergentes están, en la gran mayoría de los casos, soportados en el asistencialismo y paternalismo del Estado.

Los modelos de desarrollo socioeconómico de los países emergentes están, en la gran mayoría de los casos, soportados en el asistencialismo y paternalismo del Estado, buscando así satisfacer las necesidades de las poblaciones en estado de vulnerabilidad. Lo que en las ciencias económicas se denomina el Estado del Bienestar.


El Estado del Bienestar se empezó a desarrollar a partir de la postguerra (1945) fundamentado en los postulados de John Maynard  Keynes (estímulo a la demanda) y de Lord William Henry Beveridege (disminuir la brecha de la desigualdad social), a través de un “Estado Intrervencionista”, contrario al modelo clásico o neoclásico leseferista, en el cual el Estado tiene poca intervención (dejar hacer-dejar pasar).


Ambos extremos conducen a desigualdades. El Estado de Bienestar es “corruptor” en la medida en que se crea que las sociedades que están en estado de vulnerabilidad socioeconómica deben ser atendidas, como dice por un comercial de la televisión “al gratín”, es decir sin ningún o bajo costo para el benefactor, ya sea que realice trabajos compensatorios o deba cancelar algún valor para ello.


Un ejemplo vivo es la situación de Venezuela, un Estado completamente intervencionista que hace populismo para satisfacer las necesidades básicas de su población.


Otro caso es el de Más Familias en Acción, programa que tiene como objetivo reducir la pobreza con base en un subsidio familiar, que según unas condiciones dadas, se paga cada dos meses. La propuesta es interesante, pero debe ajustarse a más allá de compromisos en relación del control de la salud y de permanencia en el sistema educativo. He escuchado de amigos que tienen dificultades para conseguir trabajadores para sus fincas, porque la gente no quiere laborar gracias al subsidio de Más Familias en Acción.


El Estado leseferista también es “corruptor” en la medida en que se deje en manos de las contradicciones capitalistas el desarrollo social, puesto, que la historia ha reconocido, que bajo este modelo la brecha social cada vez se abre más en vez de cerrarse. Un vivo ejemplo es la dificultad del Presidente Obama con el “ObamaCare”, programa que ha recibido toda la oposición de los republicanos.


Para centrar la disertación de hoy con el título del artículo, el paternalismo paradigmático es aquel modelo de desarrollo intervencionista que cree que regalando todo, se consigue el bien-estar de la comunidad, sin que esta deba poner en contraprestación algún otro tipo de esfuerzo.


En Medellín se aplican para la educación superior un modelo interesante que contrarresta el paternalismo paradigmático, pero que brinda oportunidades que cierran la brecha de la desigualdad social, pudiéndose replicar  a otros programas bajo el esquema del “Estado del Bienestar”. El modelo consiste e en la financiación de la matrícula ya sea por presupuesto participativo o por el Fondo EPM. En ambos casos, el estudiante debe mantener un promedio mínimo de calificaciones para poder permanecer en el programa, y a su vez, debe realizar una determinadas horas de trabajo al semestre.


La distribución de la riqueza no es productiva “regalando” sino bajo un esquema gana-gana. En dónde gane la comunidad en estado de vulnerabilidad y a su vez, la sociedad en general gane en mejor calidad de vida.