Columnistas

Reconocimiento a cuatro Señores
Autor: Pedro Juan González Carvajal
11 de Marzo de 2014


Atendiendo la recomendación de Benedetti, cuando dice que “En vida, hermano, en vida”, quiero expresar mi pública admiración por cuatro distinguidos Señores de Antioquia...

Atendiendo la recomendación de Benedetti, cuando dice que “En vida, hermano, en vida”, quiero expresar mi pública admiración por cuatro distinguidos Señores de Antioquia, cuya personalidad y ejecutorias nos deben llenar de orgullo y satisfacción a todos los que hemos tenido la fortuna de conocerlos de cerca.


En primer lugar al doctor Guillermo Gaviria Echeverri, polifacético, enérgico y fino interpretador de la realidad local, nacional e internacional. Ingeniero, gestor de negocios y de empresas y ante todo, un ciudadano a carta cabal.


En  segundo lugar, al doctor Jaime Tobón Villegas, ejemplo de servicio, entereza y vitalidad. Ha desarrollado como pocos el don de la ubicuidad, y su mente siempre lúcida este permanentemente al servicio de quienes en algún momento hemos requerido de su opinión y consejo.


En tercer lugar, al doctor Gabriel Poveda Ramos, excelso analista de múltiples  facetas, escritor prolijo, docente de tiempo completo y agudo crítico de aquellas posturas que en su momento arrastran por su casi completo unanimismo. Su solvencia profesional, la profundidad de sus análisis y la manera simple para explicar lo complejo, hacen de él un verdadero maestro del cual muchos hemos tenido la fortuna de aprender.


En cuarto lugar, a mi muy respetado y apreciado doctor Álvaro Villegas Moreno, a quien la vida le ha proporcionado duros golpes y quien de manera estoica, siempre ha sabido salir adelante, aun cuando le haya correspondido enfrentar al mundo entero. Tuve la fortuna de haberlo tenido como superior, pudiendo expresar a manos llenas que fue un placer poder trabajar con un jefe del cual uno aprende de manera permanente todos los días. El destino le ha puesto un nuevo reto y no tengo la menor duda de que él sabrá superarlo como solo los grandes hombres pueden hacerlo.


Los cuatro distinguidos señores a los cuales me refiero, han dado muestras de vocación de servicio, liderazgo en la actividad gremial, han impulsado  causas sociales y sobretodo, han sido ejemplos vivientes de civismo y compromiso ciudadano.


Las nuevas generaciones deben reconocer en ellos, y como ellos a otros cuantos, a verdaderos baluartes de la antioqueñidad, la laboriosidad, la enjundia y el compromiso irrestricto con las causas a las cuales se comprometen.    


Los doctores Gaviria y Villegas han dado muestras de verdadera fortaleza moral al enfrentar unas durísimas pruebas en el cenit de su existencia. Así actúan los hombres de bien, los hombres de carácter, poniéndole la cara al sol y respondiendo por sus actos.


Valor civil, cumplimiento de la palabra empeñada, opiniones tajantes y respetuosas, sentido del humor, agendas copadas y siempre dispuestas a “abrirle un campito” a quien lo necesite, posturas enérgicas y trato amable, son algunas de las cualidades humanas que estos distinguidos personajes comparten. 


Sencillez, don de la palabra, estricto cumplimiento de los horarios, vista siempre frontal, escritos cortos y agudos,  son además algunas de las características de su actuar en lo cotidiano.


Es grato en la vida, conocer de primera mano a grandes personalidades. Por mi parte me siento honrado y agradecido de haber podido compartir con ellos, en diferentes momentos y circunstancias, algunos instantes de sus pródigas existencias.


¡Salud!