Columnistas

La Biblioteca España y la arquitectura desdibujada
Autor: Dario Ruiz Gómez
10 de Marzo de 2014


Equivocaciones fatales en algunos de sus proyectos cometieron grandes arquitectos. El caso más reciente y más publicitado ha sido el del arquitecto Calatrava denunciado por la municipalidad de Venecia por fallos constructivos en un puente,

Equivocaciones fatales en algunos de sus proyectos cometieron grandes arquitectos. El caso más reciente y más publicitado ha sido el del arquitecto Calatrava denunciado por la municipalidad de Venecia por fallos constructivos en un puente, en Valencia por deterioro en la cúpula de la Ciudad de las Artes y en una ciudad gallega por los mismos motivos. El lema de Louis Sullivan de que “la forma sigue a la función” fue como postulado de la modernidad, una directriz estética pero, fundamentalmente, ético frente al desafío que para el arquitecto y el ingeniero suponían los nuevos materiales de construcción. ¿Se puede diseñar un avión sin alas y en un material como el hierro colado? El rascacielos aporta un nuevo concepto de belleza y es el triunfo de la racionalidad  sobre unos materiales industrializados. Viollet- le- Duc el maestro que rescata las lecciones del gótico incorporando las posibilidades constructivas del concreto dice algo inolvidable. “Hay que hacer que los puntos de apoyo canten”


Había nacido una nueva poética, los puentes de Robert Maillart son objetos que recuerdan aquella definición de que el arte es la necesidad embellecida. ¿No miramos arrobados ese objeto que hizo José María Villa, el puente de Occidente, una forma autónoma que renueva un paisaje? La tecné, nos recuerdan los griegos, debe ir acompañada de la poiesis.  ¿Cómo logró Martín Rodríguez concederle una poética al  ladrillo y al granito en el antiguo Palacio Municipal?  Salmona fue un maestro eterno en esta voluntad de rescatar la nobleza del material como estructura y como imagen. Materializar un proyecto consiste en la capacidad de conceder una poética al material.  Los render de oficina hacen el simulacro de espacios, volúmenes que se entregan a un constructor que impersonalmente se limitará a darles apariencia física olvidando las posibilidades del material, sus alcances estructurales. Giancarlo Mazzanti dibujó madera para la fachada de un edificio anodino como Plaza Mayor, que a los pocos meses sufrió un prematuro deterioro y debió cambiarse a un alto costo. Fue su primer Premio en Medellín donde un grupo de áulicos se ha encargado de hacer de él lo que se llama un arquitecto del Star System. Y lo que pone en claro las anomalías que se disfrazan detrás  de los llamados Concursos.


La Biblioteca España fue premiada en el Encuentro Iberoamericano de Arquitectura de Lisboa por unas fotos impecables. Los arquitectos presentes posteriormente en un encuentro de arquitectura en Medellín pudieron comprobar que esta forma retórica, sombría no correspondía a una estructura espacial determinada por las funciones de una biblioteca. Recuerdo la observación de un importante arquitecto extranjero: “Esto no es un auditorio, es un anfiteatro”. Hoy  la cubierta ha mostrado su irremediable deterioro por un garrafal error de diseño. Los constructores han mostrado los documentos donde señalaban estos errores.  Y a renglón seguido se ha destapado, por fin, el deterioro terrible de su Biblioteca de La Ladera, suelos podridos, goteras, un espacio ya inutilizable. Y en Bogotá Germán Téllez el crítico más importante de Colombia acaba de señalar en otras obras de Mazzanti estos mismos y graves problemas producidos por una arquitectura de rénders  de un arquitecto incapaz de materializar sus proyectos, de darles espacialidad  poética. La Alcaldesa de Cultura acaba de decir que ya están listos los cinco mil millones para reparar ese daño en la cubierta y las fachadas de la Biblioteca España, olvidando que de los dineros públicos ningún funcionario puede disponer alegre y dulcemente mientras la justicia no señale al culpable de este deterioro. ¿Cuánto costaría volver a hacer la Biblioteca de La Ladera? A Calatrava le toca con su dinero pagar los daños que hizo en Valencia, y, está demandado en Venecia.