Columnistas

No se conversan
Autor: Lázaro Tobón Vallejo
6 de Marzo de 2014


Pedro Juan González Carvajal, rector de la Corporación Universitaria Remington y un gran académico, en su último artículo publicado el pasado martes, cerró su disertación con esta postura que, respetuosamente retomo para complementar

Pedro Juan González Carvajal, rector de la Corporación Universitaria Remington y un gran académico, en su último artículo publicado el pasado martes, cerró su disertación con esta postura que, respetuosamente retomo para complementar, sí así pudiese ser la posición del maestro González Carvajal: “Qué existan debilidades de lectura, de escritura, de matemáticas, de razonamiento abstracto, de segunda lengua, aunado a la inexistencia de conciencias geográfica e histórica e inexistente formación política, nos debe retar a instrumentar estrategias que sean adecuadas para superar estos vacíos”. Él invita a que la educación universitaria y los niveles precedentes se sienten en una mesa para diseñar estrategias de corrección a las deficiencias de la educación escolar.


Universidades como la de Antioquia en el marco de la responsabilidad social universitaria ha desarrollado programas de capacitación de docentes de los colegios y escuelas de Medellín y de Antioquia, buscando justamente fortalecer las competencias de los profesores en aras de mejorar la educación de los niños y jóvenes. Una golondrina no hace verano.


Pero más allá de lo realizado por el Alma Máter en aras de una educación con calidad no se vislumbra en el escenario académico una verdadera interacción entre las diferentes autoridades académicas. Desde las diferentes secretarías de educación de los entes territoriales también se hacen inversiones importantes en ese sentido. Los programas de gobierno de gobernadores y alcaldes, llevan explícito esa misión, pero el agua sigue corriendo por su cauce sin que se vean los frutos de mejora. 


Un gran daño lo hizo la famosa promoción automática al sistema educativo. Afortunadamente se corrigió el yerro, pero, los efectos se verán en el mediano plazo. Aún muchos bachilleres que ingresan al subsistema de la educación superior (técnica profesional, tecnología y profesional) son producto del facilismo con que fueron formados y muchos asumen que estos niveles son un bachillerato avanzado.


El reclamo que hace Pedro Juan no es nuevo desde la educación superior, muchas hojas de prensa nos hemos gastado escribiendo sobre la situación y no se ve una determinación desde el alto gobierno para sentar a la mesa a los actores del sistema educativo nacional para buscar soluciones a la deficiente educación, en aras para que Colombia sea más competitiva en el concierto internacional.