Nacional

90% of the cocaine entering the U.S. is from Colombia
El 90 % de la cocaína que entra a EE.UU. es de Colombia
5 de Marzo de 2014


El informe anual de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, Jife, presentado ayer en Londres, advierte que en Colombia se han incrementado las incautaciones de marihuana y drogas sintéticas.


Foto: EFE 

“La marihuana no es inocua. Esto se ha auspiciado por los que la quieren vender”, dijo a EL MUNDO, Elisardo Becoña. 

EFE-Redacción El Mundo


La disminución en los cultivos de coca en Colombia, Perú y Bolivia, unido a otros indicadores, ha llevado a un “declive generalizado del mercado de la cocaína”, según el último informe anual de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, Jife, la oficina de la ONU que vigila que se cumplan los tratados internacionales sobre drogas.


El documento que presenta los datos de 2012 advierte que más del 90 % del total de la cocaína que se introduce ilícitamente en los Estados Unidos procede de Colombia y atraviesa México y el corredor de Centroamérica. Algo similar sucede con la heroína de la cual el 50 % de las muestras analizadas proviene de América del Sur, en especial de Colombia, el 46 % de México y el 4 % de Asia sudoccidental.


En 2012, señala, se erradicaron manualmente 30.486 hectáreas de cultivos de coca y otras 100.549 se fumigaron aéreamente. Esas campañas de erradicación se tradujeron en una disminución del 25 % del área sembrada con coca. La estimación final de la superficie destinada al cultivo ilícito de arbusto de coca fue de un total de 48.000 ha, la cifra más baja registrada en el país desde 1995. En consecuencia, la fabricación potencial de cocaína en Colombia disminuyó en 2012 a 309 toneladas métricas, 39 menos que en 2011.


Además asegura que se ha registrado una intensificación del tráfico aéreo desde la zona fronteriza entre Colombia y Venezuela a las pistas de aterrizaje del centro de Honduras, que coincide con la disminución de la actividad en las rutas más consolidadas a través de Haití y la República Dominicana.


También señala que tanto Colombia como Paraguay reportaron un incremento del 100 % en las incautaciones de marihuana entre 2007 y 2011 frente al periodo comprendido entre 2002 y 2006.


De Brasil dice que, además de ser un gran mercado de consumo, desde su extenso litoral se puede transportar la cocaína hasta África Occidental, desde dónde hay rutas de contrabando hacia Europa que son una alternativa a la ruta por el Océano Atlántico.


Reforzar la prevención


En cuanto al nuevo enfoque de la lucha antidrogas, la Jife destaca que la prevención y tratamiento de las adicciones es clave para rebajar el costo económico y social derivado de su uso indebido.


Raymond Yans, presidente de la Jife, aseguró que “solo uno de cada seis consumidores de drogas de todo el mundo -unos 4,5 millones de personas- recibe el tratamiento que precisa a un coste global de unos 35.000 millones de dólares” y resaltó que la heroína, la marihuana y la cocaína son las drogas más consumidas por las personas que se someten a tratamiento en el mundo.


Invertir en su prevención y tratamiento supone “una inversión sensata”, que derivará en ahorros significativos en materia sanitaria y costes relacionados con el delito, además de aliviar el sufrimiento de los drogodependientes y sus familiares, señala el informe.


“Por cada dólar gastado en prevención, el Gobierno se puede ahorrar hasta diez dólares en costos posteriores”, indicó Yans. Si bien los costos por tratamientos varían según las distintas regiones, la Jife instó a los gobiernos de todo el mundo a incorporar políticas contra el tráfico de drogas en sus programas nacionales.



Uruguay, centro de la polémica

El informe de la Jife recuerda que la marihuana es la droga más popular en Suramérica, con 14,9 millones de consumidores, según los cálculos de la ONU, y alerta por “la baja percepción del riesgo” que tienen los jóvenes de la región sobre su uso.


En el caso de Uruguay, donde se aprobó recientemente una ley que regula la producción, venta y consumo de marihuana, la Jife subraya que la norma vulnera los tratados internacionales sobre drogas y “marca una tendencia peligrosa”. Este órgano de la ONU mostró su preocupación por las iniciativas que abogan por la legalización de la marihuana y señaló que los gobiernos deben “anteponer a cualquier otra consideración la salud y el bienestar de la población”.


Milton Romani, embajador permanente de Uruguay ante la OEA, aseguró a través de su cuenta de Twitter que Francisco Thoumi, uno de los relatores del informe, lo invitó a la presentación del mismo, por considerar que Uruguay no había sido bien tratado.


Por su parte, Carlos Álvarez Cozzi, dirigente socialcristiano de Uruguay, aseguró a través de Twitter que con el informe de la Jife, la “ONU volvió a recordar que la legalización de la marihuana viola tratados internacionales vigentes. Es así y el Gobierno lo sabe”.