Mundo deportivo

“You have become a champion”
“Estás hecho un champion”
Autor: Jonny Andrés Sampedro
4 de Marzo de 2014


Jorge el “Champion” Vivas es una de las cartas del boxeo colombiano para los próximos Juegos Suramericanos, que se desarrollarán en Santiago de Chile. El boxeador antioqueño cuenta su historia.


Foto: Cortesía 

Jorge Vivas tiene 26 años de edad y dice que tras terminar este ciclo olímpico le llama la atención convertirse en boxeador profesional. 

Boxeador que no haya sido peleador de niño no puede considerarse pugilista. No suena lógico que un tipo de estos con la fuerza que impactan sus golpes hayan sido personas pasivas, tranquilas, moderadas y con un sobresaliente en conducta y disciplina en el colegio. 


Jorge Vivas siempre lo fue, su temperamento fue acorde a esta profesión y si una bola de cristal le hubiera dicho cuál sería su futuro, se hubiera evitado más de un jalón de orejas de su madre, y ella, Carlina Palacios, más de una visita y vergüenza en la rectoría.


“Casi todos los días la llamaban y la respuesta era rejo ventiado, era ya una costumbre, es que yo peleaba mucho, era muy jodido en la escuela y vivía de friega en friega”, dice Vivas, quien haciendo un balance de su “récord” colegial, asegura sonriente: “Creo que de todas esas peleas gané cerca de un 70 por ciento”.


Díscolo, independiente y llevado de su parecer, Vivas le dijo no más al estudio en quinto de bachillerato (luego validaría y se graduaría), se salió de la escuela y como su mamá no ganaba mucho dinero trabajando de empleada doméstica y su padre lo había abandonado a los tres años de edad, decidió mantenerse por su propia cuenta, porque consideraba que era la forma de progresar más rápido.


“En ese tiempo yo manejaba mis gastos y le daba platica a mi madre, para que se comprara un regalo. Empecé trabajando en la ganadería, luego en construcción, en fincas bananeras y en lo que saliera y un día todo cambió”, expresa.


“Pasé por una placa polideportiva en donde estaban unos muchachos boxeando y me quedé viendo cómo era la cosa. Me animé tanto que a los días ya estaba entrenando fuerte y combinando las dos actividades, algo que era demasiado agotador, porque boxeaba en la mañana, luego trabajaba y después para el gimnasio, eran días en los que terminaba reventado”, dice.


A los meses de estar en este cuento compitió en un departamental, luego, a los quince años de edad arribó a la selección Antioquia y así fue escalando hasta que llegó el día en que ya no lucía tan fuerte como en su etapa escolar y lo dejaron irreconocible.


Fue previo a un Campeonato Nacional juvenil en Cartagena, en el que los pusieron de sparring de los chicos de la selección Colombia. Él tenía 60 kilogramos de peso, pero era un sardino, mientras que su contendor era nada menos que Darleys Pérez, el hoy en día boxeador profesional, quien tenía el mismo peso, pero ya competía con los mayores.


“Fue una pela tremenda, la peor que me han dado en mi vida. No le alcancé a conectar ni un golpe, ni a tocarlo, él era rápido y muy inteligente, yo pensaba y decía, este me va a matar, va a dejar a mi mamá sin hijo y le faltó poquito (...) Después de eso fui a sacarme la foto para el carné del campeonato y ahí salí con morados y desfigurado, tanto que cuando mostraba el documento en el torneo, me miraban fijamente, pensaban unos segundos y me decían, este no es usted”, comenta Jorge, nacido en Turbo, pero con vivencias en cada pueblo del Urabá antioqueño.


Surge el nombre artístico


Tras venirse para Medellín e iniciar su carrera deportiva con más seriedad, los logros fueron apareciendo, los títulos y los remoquetes también, pues sus gestas deportivas eran narradas y comentadas en Carepa, en donde se hablaba de un gran boxeador, no de aquel hombre que veían sin futuro y no querían sus suegros.


“Oye pero me han dicho que estás hecho un champion”, fue como lo recibió Cindy Calderón, la madre de su hija (Maité Lorena), tras mucho tiempo de no verlo y como esta frase causó tanta gracia, empezaron a llamarlo así y a él no le disgustó, tanto que después de ese día pasó a ser Jorge el “Champion” Vivas, apodo acorde para el momento que vive.


“Actualmente anda muy bien, para los Suramericanos está volando y viene de ganar varias cosas que le darán mucha confianza”, asegura Yubergen Martínez, uno de sus compañeros de selección.


Entre sus más recientes e importantes logros se destacan el oro obtenido en los Juegos Bolivarianos de Perú y el primer puesto en el Campeonato Continental de Boxeo disputado en Chile, tierra en la que ya sabe triunfar y en la que sacó lo mejor de sí. 


“Esa medalla fue peleada de principio a fin y como siempre me han cuestionado que para estar en la categoría de los 75 kilogramos soy muy bajito, tiene sabor especial”, cita el “Champion” y toma impulso para contar la historia.


“Me tocó un fixture bravo. Contra Puerto Rico, de ahí Canadá, con el que me di cuenta que estaba para grandes cosas, pues ya sabía que mínimo estaba entre los cuatro mejores. Pero luego me enteré que era contra Estados Unidos y esa noche no dormí, pensando cómo ganarle, porque era un tipo muy grande”.


La estrategia que aplicó Vivas fue aprovechar su velocidad para golpearlo abajo y “como él se tapaba con los brazos y descuidaba la cara, yo aprovechaba y le pegaba en el rostro y así pude vencerlo, algo increíble para mí que curiosamente me acomodo mejor con los grandes que con los de mi estatura, porque estos se cierran bien y hay que trabajar más para doblegarlos”, confiesa el turbeño, quien derrotó en el combate final a un representante de Brasil y supo lo que era la confianza.


“Para los Suramericanos yo estoy tranquilo. No me atemorizan los contrincantes y confío en mis condiciones, en esas que espero me lleven algún día a ganar una medalla olímpica y a figurar en este deporte, porque yo sé que soy un chico entre grandes, pero un chico con muchos sueños y ambiciones”.



Amor y deporte

Tras terminar su relación con Cindy Calderón, Jorge se enamoró de Zania Julio, su vecina de toda la vida, aquella que siempre le llamó la atención y con la cual lleva seis años de noviazgo.


Ella es una pesista integrante de la selección Antioquia, quien actualmente se encuentra en tratamiento médico por una lesión en una de sus rodillas, la cual le deparó una incapacidad inicial de seis meses, que la marginará en este tiempo de la actividad deportiva. Jorge espera verla competir pronto.