Fútbol en el Mundo

World Cup, lord and master of the Carnival
Mundial, dueño y señor del Carnaval
4 de Marzo de 2014


Los desfiles de las escuelas de samba, cada una con hasta 5.000 integrantes y reforzadas por carrozas alegóricas y enormes orquestas, son considerados la principal atracción del Carnaval de Río y el mayor espectáculo del mundo al aire libre.


Foto: EFE 

Integrantes de la escuela de samba del Grupo Especial Leandro de Itaquera desfilaron con sus vestidos alusivos al Mundial durante la celebración del Carnaval en el sambódromo de Anhembí, en Sao Paulo.

EFE


El Mundial de Fútbol de 2014 acaparó el comienzo de los desfiles del Carnaval de Sao Paulo, cuyo sambódromo quedó inundado, además de por los motivos futbolísticos de las comparsas, por la lluvia y en ocasiones el granizo que dificultaron los primeros pasos de bailarines, músicos y carrozas. 


En el inicio del carnaval, aproximadamente 2.500 personas bailaron con la omnipresencia del balón del Mundial, Brazuca, que formó parte de hombreras, sombreros y el cuerpo central de la primera carroza.


“Suelta el grito de la garganta... olé, para adelante Brasil, con el balón en el pie, y la gente se agita, tocan las palmas al son de la ‘batucada’ (percusión) del león”, cantaron los más fieles de la escuela de samba Leandro de Itaquera, desde el primer momento del desfile del pasado sábado.


En la inauguración del carnaval, en un recorrido de 530 metros, la primera fila de la comparsa surgió de un saque del guardameta bajo los tres palos: sombrillas pintadas de blanco y negro ocultaban al resto de la plantilla quienes, coreografiados, finalizaron la jugada, como no podría ser de otro modo, en gol. 


Sin descanso ni respiro, los once jugadores maravillaron con filigranas propias de los futbolistas profesionales y tras los infinitos toques, volvieron a esconderse, esta vez bajo una bandera brasilera que convirtieron en una enorme falda para una de las dos mujeres del equipo.


Y esperando a la zapatilla que golpea la bola que presidía la segunda carroza, aparecieron cientos de bailarines divididos en temática y colores pero de nuevo sin olvidarse de Brazuca. 


Leandro y sus fieles bailaron y cantaron “Itaquera va a temblar, yo quiero ver al pueblo delirar”.


“Este carnaval ha sido inolvidable porque en el momento en el que empezó a llover casó con nuestra letra (“en el sol o en la lluvia, en el campo o en la calle, es emoción”), afirmó Claudete de Sousa, participante del desfile.


Tampoco la lluvia amargó la fiesta a los asistentes: “Estoy lleno de emoción, llevo varios años viviendo en Río de Janeiro, es la primera vez que vengo al Carnaval de Sao Paulo y se me está poniendo la piel de gallina”, dijo Mario Andrade, ciudadano portugués presente en el sambódromo.



Otros protagonistas

En el carnaval también hizo aparición X-9 Paulistana que presentó los “momentos delirantes” que marcaron la historia de la humanidad, tiranos y héroes que tampoco quisieron perderse el carnaval.


Las otras escuelas que completaron la primera jornada del carnaval paulistano eran Dragones de la Real, Tucuruvi, la famosa Vai-vai y Tom Maior.


Las escuelas de élite de Sao Paulo desfilaron el fin de semana del carnaval que se celebra en todo el país, al tiempo que las del Grupo de Acceso, una especie de “segunda división”, lo hicieron en Río de Janeiro y el protagonismo se dio con el Grupo Especial carioca y las aspirantes paulistas. 


El sambódromo de Anhembi con capacidad para unas 30.000 personas estuvo prácticamente lleno durante la noche de desfiles del Carnaval de Sao Paulo que termina hoy, aunque la samba, las máscaras y los tambores, o al menos su recuerdo, no se irá tan fácilmente.