Economía

Every eleven hours a Colombian died in an industrial accident
Cada once horas murió un colombiano en accidente laboral
Autor: Johana Ramírez Gil
4 de Marzo de 2014


Tan solo el 3 % de los afiliados al Sistema General de Riesgos Laborales es trabajador independiente.


En promedio, cada once horas y media murió una persona a causa de un accidente de trabajo el año pasado en Colombia   y cada hora se presentaron 62 accidentes laborales, lo que significa 1.488 casos diarios, reveló el informe de la Dirección de Riesgos Laborales del Ministerio de Trabajo. 


De las 938 muertes que fueron reportadas como causadas presuntamente por accidente de trabajo el año anterior, 755 ya fueron calificadas plenamente como pérdida de la vida como consecuencia de las tareas laborales que desempeñaba, el resto de los decesos son analizados. 


Es decir, que en 2013 hubo un crecimiento del 42 % en el número de trabajadores que murieron en accidentes de trabajo pues, según el informe, en 2011 hubo 375 muertes calificadas, en 2012 la cifra fue de 528, frente a las 755 de 2013, casos calificados hasta ahora.


Pese a los indicadores, Rubén Darío Gómez, presidente de la Confederación General del Trabajo  (CGT) en Antioquia, precisó que Colombia ha avanzado en estrategias para la prevención de accidentes, enfermedades y muertes laborales a raíz de la preocupación de los empresarios ante el ausentismo de los trabajadores por incapacidad laboral.


“Los empresarios han tenido que emprender campañas para promover el cuidado y la protección de los trabajadores. Ir más allá y saber cómo se alimentan, cómo viven, cuál es su situación económica y cómo están emocionalmente, pues todos estos factores inciden en el desempeño del trabajador”, precisó. 


Por su parte, 543.079 accidentes de trabajo calificados ocurrieron en el país en 2013, de los 656.817 casos que se reportaron. 


De acuerdo con  Andrea Torres, directora de Riesgos Laborales del Ministerio de Trabajo, se avecinan ajustes en la tabla de enfermedades, ampliando su número y permitiendo así mayor precisión al momento de calificar si se trató o no de una afección por causa del trabajo.


Trabajadores afiliados


A junio de 2013 se reportaron 8.101.495 afiliados promedio mes a las Administradoras de Riesgos Laborales (ARL) de los cuales el 84 %, es decir 6.842.379, se encuentra laborando en 29 ciudades principales del país.  Por departamentos, en Antioquia hubo 1.264.303 afiliados, es decir, el 37 % de la población ocupada. 


Según Diego Fernando Osorio, analista de Higiene, Seguridad y Ambiente de Atención a Riesgos Profesionales (ARL) de Sura, que cuenta con el 28 % de los afiliados del país, Colombia ha avanzado en la prevención de los riesgos profesionales, sin embargo aún hay retos para toda la cadena.


“No solamente es la empresa, ni los asesores, también los mismos trabajadores deben asumir de manera consciente su responsabilidad. Hay estrategias de prevención que se implementan en actividades de alto riesgo y de tránsito que buscan impactar de manera significativa en construcción, temporales (tercerización), servicios generales, transporte y almacenamiento”, precisó el asesor. 


A causa de accidentes de trabajo, las Administradoras de Riesgos Laborales pagaron 336 pensiones por invalidez en 2011, 439 en 2012 y 207 a junio de 2013. Por enfermedad laboral fueron reconocidas  25 pensiones de invalidez en 2011, 63 en 2012 y 42 en los primeros seis meses del año pasado.



Las cinco clases de riesgos para las actividades económicas de las empresas

Clase I, riesgo mínimo. Ejemplo:


La mayoría de las actividades comerciales y financieras, trabajos de oficina, centros educativos y restaurantes. 


Clase II, riesgo bajo. Ejemplo:


Algunos procesos manufactureros como la fabricación de tapetes, tejidos, confecciones y flores artificiales; almacenes por  departamentos y algunas labores agrícolas. 


Clase III, riesgo medio. Ejemplo:


Procesos manufactureros como fabricación de agujas, alcoholes, alimentos, automotores y artículos de cuero. 


Clase IV, riesgo alto. Ejemplo:


Procesos manufactureros como aceites, cervezas y vidrios; procesos de galvanización, transporte aéreo o terrestre. 


Clase V, riesgo máximo. Ejemplos:


Areneras, manejo de asbestos,  bomberos, manejo de explosivos y explotación petrolera y minera.