Columnistas

¡Apague y vámonos!
Autor: Jaime Tobon Villegas
4 de Marzo de 2014


Esta frase, socorrida por los tahúres, cuando al amanecer ya uno de ellos ha arruinado a los compañeros de juego y arranca con el fruto de sus trampas y malicias, es lo que ahora se anuncia con bombos y platillos de la entrega de 125.000 hectáreas

Esta frase, socorrida por los tahúres, cuando al amanecer ya uno de ellos ha arruinado a los compañeros de juego y arranca con el fruto de sus trampas y malicias, es lo que ahora se anuncia con bombos y platillos de la entrega de 125.000 hectáreas en la zona del Catatumbo, como Zona de Reserva Campesina (ZRC). 


En esta zona están los cultivos principales de coca que por orden del Gobierno permanecen intactos para que de ellos vivan los pobres campesinos del Catatumbo. Allí hay toda clase de recursos naturales, de petróleo, maderas, minería en general y agricultura. Pero sobre todo, tiene la puerta de golpe para entrar y salir libremente entre Colombia y Venezuela y allí se puede cometer cualquier delito y rápidamente queda excluido de la acción de la justicia, por las facilidades que ofrece la frontera.  Allí es donde alias Timochenko tiene su poderío de secuaces desde donde da órdenes a sus amanuenses en la Comisión de Cuba. Nada se acuerda sin su visto bueno. 


Si a estas 125.000 mil hectáreas se le agregan las 831.000 otorgadas ya en las 6 ZRC, que parecen tener abandonadas, llegaríamos a que las Farc reciben 956.000 hectáreas donde caben fácilmente 200.000 unidades familiares con 5 hectáreas para cada una. Es decir, asentamiento para más de un millón de personas.


Si a lo anterior le agregamos las otras 54 ZRC de la Ley 160 del 94, de la misma dimensión, llegarían a recibir 6’750.000 hectáreas, para un gran total de 7’700.000 hectáreas, es decir muy cerca del 10% del territorio nacional con dominio completo de las Farc. Y con un albergue de casi dos millones de familias y 10 millones de unidades calculando 2 jefes de familia y 3 hijos o ayudantes.


La pregunta es ¿Qué más quiere la guerrilla? y ¿Cuánto más estará el Gobierno dispuesto a seguir otorgando a los violentos para asegurar la reelección presidencial?