Columnistas

Canciller, ANDI y calentamiento
Autor: Alberto Maya Restrepo
3 de Marzo de 2014


La Canciller, señora Holguín, según nota que tomé de la edición digital de El Tiempo (21 Dic 2013), refiriéndose al proceso ante la Corte de La Haya sobre el litigio con Nicaragua, “reveló que en 2007 se conocieron hechos clave que afectaban a Colombia en el proceso, pero no se informó al país”.

almayres@yahoo.com


La Canciller, señora Holguín, según nota que tomé de la edición digital de El Tiempo (21 Dic 2013), refiriéndose al proceso ante la Corte de La Haya sobre el litigio con Nicaragua, “reveló que en 2007 se conocieron hechos clave que afectaban a Colombia en el proceso, pero no se informó al país”.


Esa señora parece que cree que el resto de colombianos olvidamos cuando, meses antes del dictamen de La Haya, dijo con mucha prosopopeya que los dictámenes de dicha Corte son salomónicos. Luego, si ella sabía sobre hechos que afectaban a Colombia en ese proceso, ¿por qué se ha sorprendido con el fallo “salomónico” adverso a nuestro país? Como en el caso de su jefe, Santos, ¿está ella jugando una partida de póquer diciendo lo que no siente y aparentando tener ases bajo la manga? Para ella es salomónico lo que nos favorece y es un desastre “por culpa de otros” cuando sucede lo contrario.


Definitivamente nuestra Cancillería no tiene políticas a largo plazo. No posee coherencia y vive el día a día sin prever lo que el futuro puede estarnos guardando.


***


Dinero.com el pasado 15 de enero tituló “¿Revolcón en la Andi?” y ahí se pudo leer: “La entrada de Bruce Mac Master a la presidencia de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, tiene en incertidumbre a todo el equipo de la agremiación. El motivo, es que últimamente se habla de cambios en la dirección de las 29 cámaras sectoriales de la Andi. Los rumores apuntan a que el dirigente quiere impulsar un nuevo equipo de su entera confianza.”.


¿Se sorprenden? si para eso lo puso la Casa de Nariño en ese puesto: para que desde él ayudara a conseguir votos por Santos y, claro, qué mejor forma que repartir puesticos entre los amigos de esa reelección, peor aún, hasta sin importar aquello de la idoneidad del escogido para desempeñar el cargo, pues lo que se persigue es el voto y, ni siquiera, la supervivencia de la Andi porque Mac Master ya ha hablado de su propuesta de creación de un ministerio de Industria, con lo que, de un lado, le llega al corazón burocrático de Santos, dada su tendencia a crear cargos, nombrar asesores (ya tiene más de 150 apiñados en la Casa de Nariño) y, de otro, él mismo (Mac Master) se asegura un ministerio, de donde así redondearía su tarea como mandadero presidencial.


***


Una cosa es hablar sobre los cambios en el clima global, pero otra es hacer de eso una forma de vida, de ganarse el sustento diario, hasta de recibir honores antes reservados a méritos muy relevantes. Pongo por caso el del señor Al Gore, quien fuera vicepresidente de Estados Unidos en el mandato Clinton. Gore, me parece, ha estado últimamente muy alejado de la noticia diaria, pues luce como que si su “cuento”, con el que se “ganó” un Premio Nobel, ya no tuviera la fuerza y la atracción de antes. No resulta convincente predicar que los países en desarrollo, y aun los de más abajo, deben abstenerse de contaminar más, hasta constriñendo la creación de industrias que, casualmente, hicieron grandes y poderosas a las naciones ricas de hoy. Al señor Gore no le está yendo bien dados los desbalances tan enormes que se presentan. Pretender achicar a quienes quieren salir o ir saliendo del subdesarrollo no es el camino porque hace carrera la teoría de que el punto de quiebre del calentamiento de la tierra ya pasó en la última década del Siglo XX, de donde, como decía un biólogo marino hace unos días, hay solo dos caminos: 1- que los que saben empiecen a rezar ya y 2- aprender a ajustarnos a los efectos de los cambios en el clima, cambios que llegaron para quedarse.