Política

For Antioquia’s future
Por el futuro de Antioquia
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
28 de Febrero de 2014


La Gobernación y la Contraloría de Antioquia, con el apoyo de Bancolombia, presentaron ayer la nueva Escuela de Liderazgo para estudiantes-líderes de todo el departamento.



La contralora Luz H. Arango rodeada de los primeros alumnos de la Escuela de Liderazgo.

Primero hay que ser una buena persona, para poder ser un mejor ciudadano y un líder ejemplar.


Con este postulado despegó ayer la Escuela de Liderazgo para jóvenes de cada uno de los municipios antioqueños, con la cual la contralora seccional Luz Helena Arango Cardona le está imprimiendo un rumbo diferente al control fiscal.


-Contralora, ¿quiénes participaron ayer en el lanzamiento de la Escuela de Líderes y que se pretende con este esfuerzo de formación promovido por la Contraloría de Antioquia?


 “Nos acompañaron dirigentes tanto del sector público como privado. Concurrió el gobernador de Antioquia, la auditora General de la República, contralores territoriales, el presidente del Tribunal Administrativo de Antioquia, directivos de Bancolombia como socio gestor del proyecto, entre otras personalidades.


La presentación de esta Escuela evidencia el compromiso de los sectores público y privado de Antioquia con la juventud para su formación en valores y principios morales y éticos, con orientación al servicio y a la labor social.


La Escuela de Líderes es un nuevo escenario de capacitación en liderazgo y proyección social, que dará continuidad al proceso de formación de los contralores estudiantes, que se viene construyendo entre la Secretaría de Educación Departamental y Bancolombia.


Bancolombia fue ayer el anfitrión del lanzamiento y con ello le está dando gran importancia a la responsabilidad social empresarial y a apostarle a los valores del ser humano”.


-¿Qué sigue después del lanzamiento de la Escuela?


 “Se dará inicio a la agenda académica, en temas de liderazgo, emprendimiento, control social, todo lo anterior sustentado en la formación de valores y principios éticos y morales.


Y se continuará con la promoción de este programa para que otras entidades y empresas del sector público y privado se sumen al mismo”.


-¿Y contralora, qué conclusiones dejó para usted el estreno de este interesante proyecto pedagógico?


 “Primero que todo que estas iniciativas son muy productivas si logramos que cada día más entidades se sumen a su objetivo en procura de la formación y empoderamiento del nuevo liderazgo público.


Y segundo, que con estos proyectos estamos cambiando el control fiscal, ya que tenemos la convicción de que la verdadera fiscalización está en manos de los ciudadanos y que nuestro deber es empoderar esa ciudadanía para que promueva la transparencia de los recursos públicos”.



Ejemplo de control social

-¿Cuál fue el eje académico de su intervención ayer durante la presentación de la Escuela de Líderes?


 “Mi intervención resaltó que la Escuela de Líderes es la maduración del concepto de control social que en la Contraloría venimos fortaleciendo con proyectos como las redes de control social, los foros por la pedagogía de la transparencia de lo público, las audiencias públicas, las capacitaciones presenciales y los diplomados virtuales, entre otros.


La Escuela de Líderes nos permite proyectar en la comunidad los valores institucionales que tenemos: compromiso, confidencialidad, honestidad, justicia, objetividad, participación, respeto, responsabilidad y transparencia.


Se realizó igualmente una invitación especial a los jóvenes, quienes han demostrado con su ejercicio del control social, que están comprometidos con la suerte de sus territorios y el mejoramiento de la calidad de vida de sus comunidades.


Por ese compromiso es que decidimos continuar apoyando su formación, por esa actividad realizada como contralores y personeros estudiantiles y auditores universitarios es que diseñamos este proyecto que los va a capacitar en liderazgo y emprendimiento.


Siempre partiendo de la humanización con el fortalecimiento de principios y valores éticos y morales. Porque primero hay que ser una buena persona, para poder ser un mejor ciudadano y un líder ejemplar.


La apuesta es ambiciosa y durante un año a través de cuatro módulos con metodologías presenciales y virtuales vamos a desarrollar con los jóvenes participantes de la Escuela, competencias en el liderazgo personal, el liderazgo con los demás, el liderazgo social con énfasis en la participación y el control social y el emprendimiento como acción para transformar el entorno. 


También expresé mi agradecimiento a los forjadores de este proyecto, a Bancolombia y la Gobernación de Antioquia por ayudar a convertir este sueño en realidad al que ‘le estamos poniendo el alma’ para que ‘Antioquia sea la más educada’ y nos acompañen en el empeño de trabajar ‘juntos por la transparencia de lo público’.


Y además mencioné las palabras del papa Francisco, quien en su momento como cardenal Jorge Mario Bergoglio, expresó que ‘nunca olvidemos que el verdadero poder es el servicio’, que es una expresión que resume el gran objetivo al cual apunta esta nueva propuesta para los jóvenes, quienes son la esperanza de Antioquia”.