Columnistas

緿髇de est醤 los Estados Unidos en la crisis venezolana?
Autor: Rafael Bravo
28 de Febrero de 2014


La captura del Chapo Guzm醤 ha sido noticia grande en los principales medios en los Estados Unidos. A su vez, la crisis en Venezuela apenas alcanza a salir en algunos peri骴icos de circulaci髇 nacional.

La captura del Chapo Guzmán ha sido noticia grande en los principales medios en los Estados Unidos. A su vez, la crisis en Venezuela apenas alcanza a salir en algunos periódicos de circulación nacional. Si bien CNN en español ha realizado una labor admirable mostrando de manera objetiva lo que ocurre allí, lamentablemente la información solo le llega la comunidad hispano parlante. Es más importante un bandido que llevaba prófugo 14 años y ya casi olvidado, que la suerte de todo un país en el que  las libertades individuales son objeto de un ataque despiadado. Según la DEA este individuo manejaba el mercado de la droga en Chicago, una ciudad en donde las redes de origen mexicano hacían posible la venta de alcaloides. 


Mientras tanto, cualquiera podría pensar que Venezuela resulta de singular importancia en el ajedrez geopolítico de los Estados Unidos, no solo por la injerencia que desde hace un tiempo ejerce el chavismo con la entrega de petróleo subsidiado a sus más cercanos aliados agrupados en el Alba sino por los cerca de 8 mil millones dólares anuales a Cuba que mantienen con vida al régimen de los hermanos Castro. Por otro lado, las importaciones de crudo venezolano representan un 12 por ciento del total y la presencia de la estatal venezolana Citgo como proveedor de gasolina en las zonas urbanas de Norteamérica es una muestra de la larga historia entre ambos países. 


Aunque el Departamento de Estado ha hecho todo lo posible por ignorar el lenguaje agresivo desde que Hugo Chávez asumió como presidente, la reciente decisión de Nicolás Maduro expulsando a varios diplomáticos estadinenses por su presunta participación en acciones desestabilizadores, ha tenido como respuesta similar retaliación. La delicada situación de orden público en territorio venezolano solo ha venido a ventilarse en el congreso a través de los legisladores de origen cubano por la Florida Marco Rubio e Ileana Ross Lechtinen.


El senador Rubio fue muy duro con la administración Obama por su pasividad y  falta de acción calificando de vergonzoso que Estados Unidos y el congreso no hayan hecho nada  para denunciar y castigar la violencia con que la Guardia Nacional Bolivariana y los ‘’colectivos’’ han reprimido las protestas. Pocos entienden como se busca la reanudación de relaciones con Cuba al tiempo que Raúl Castro tiene una enorme influencia al interior de Venezuela replicando los mismos sistemas de represión y bloqueando a los medios y redes sociales.


La inexplicable ausencia norteamericana en América Latina y su falta de liderazgo en entidades como la OEA explica que los gobiernos cercanos al chavismo hagan de caja de resonancia de la Revolución Bolivariana y apoyen sin condiciones a Maduro. La convocatoria de Panamá a una reunión de emergencia de la OEA fue declarada nula pues quien ejerce temporalmente como presidente no es otro que Roy Chaderton, el embajador de Venezuela, quien esgrimió como argumento la no presencia del presidente del Consejo Permanente el dominicano Pedro Vergés. 


El secretario de Estado John Kerry ha manifestado su frustración declarando que los Estados Unidos han intentado abrir un dialogo con Venezuela y la respuesta ha sido culparlos de la crisis  actual. Aunque el expresidente Jimmy Carter planea una visita a esa nación, ha sido enfático que su intención es propiciar un dialogo entre las partes y que no va en representación del gobierno. ¿Será una simple coincidencia?