Economía

Venezuela is not an attractive market for Colombia
Venezuela no es un mercado atractivo para Colombia
21 de Febrero de 2014


La falta de garantías jurídicas, sumadas a la actual crisis política que sufre Venezuela, hacen que el país no sea un mercado seguro para Colombia.


Foto: Cortesía 

El día de ayer el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dio la orden de cerrar la frontera con Colombia en el Estado de Táchira, la cual limita con Cúcuta.  

César Augusto Betancourt Restrepo 


@C88caesar


La actual crisis política y social que sufre Venezuela, trae consecuencias económicas para las relaciones comerciales entre Colombia y el vecino país, pues no habría garantías jurídicas ni comerciales para los inversores colombianos. 


Es más, Sergio Ignacio Soto, director General de Fenalco Antioquia, advirtió que ya se ha empezado a sentir una parálisis de la actividad comercial en las distintas zonas fronterizas, “empezando por una de las más dinámicas e importantes como lo es Cúcuta”.


El dirigente gremial afirmó que lo mismo estaría sucediendo en La Guajira además del centro y sur de Colombia, “sobre todo en Arauca”. 


En iguales términos se manifestó el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, quien señaló que hoy están paralizadas las ventas a Venezuela “y nadie se atreve a hacer un negocio con ese país” y eso podría terminar en un problema cada vez más complicado en las zonas fronterizas.     


Lafaurie agregó que los productos que le compra Venezuela a Colombia con dólar preferencial, están generando una indisposición de los precios internos, pero al mismo tiempo, el país bolivariano está necesitando cada vez más flujo de bienes agroalimentarios para atender la demanda interna y por consiguiente se sigue demandando productos como carne y leche, pero “hay una gran preocupación por la forma en que se atenderán estos compromisos”.


Aunque la relación comercial ya está deteriorada entre los dos países, Soto señaló que “con la especulación y con la grave violación de derechos humanos, con la falta de reconocimiento a la oposición y a la democracia, lo que nosotros evaluamos es que el futuro es bastante complejo por razones de esa situación política, de esa gran inconformidad del pueblo venezolano y pues obviamente ese país no es atractivo para los exportadores colombianos ni los exportadores de ningún país”.  


Esta situación en Venezuela, agregó Soto, podría traer, en el corto, mediano y largo plazo,  dificultades sociales y económicas para Colombia. 


Pymes, las más afectadas 


Miguel Echeverri, director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Medianas y Pequeñas Industrias, Acopi, señaló que el impacto para las Pymes, debido a la relación entre Colombia y Venezuela, viene en un proceso de deterioro desde hace muchos años, “de hecho Venezuela era uno de los mercados más importantes que teníamos en Colombia”. Sin embargo, a raíz de los problemas suscitados en épocas anteriores y actualmente, no hay garantías, “y para poder soportar los temas de inversión y tener tranquilidad comercial, hay que tener garantías jurídicas y en todos los ámbitos de la vida económica, y la Pyme es un sector que es altamente vulnerable a temas de variación y estabilidad”. 


Por estas razones, Echeverri indicó que en Acopi le han planteado a las Pymes cambiar el mercado de Venezuela por otros más atractivos, como Centroamérica, Ecuador, Perú, Chile y otros países del cono sur. 


“Siempre que hay una crisis en Venezuela, salen al espacio público a señalar que hay problemas con Colombia, que el presidente de turno es el responsable, por eso la Pyme no tiene la fuerza financiera ni el músculo para apalancar todos los temas que han pasado con el vecino país, además de la demora en los pagos, entonces ahí las pequeñas empresas no se mueven, por el contrario, cada vez exporta menos allá y los poquitos que están exportando, se vienen resintiendo y están viendo cómo se salen del mercado”, agregó Echeverri. 


La clave es diversificar 


Echeverri advirtió que aunque cualquier pérdida de mercado por insignificante que sea, sigue siendo un daño y lo que está pasando en Venezuela ahora, “a nuestro modo de ver, no le vemos claridades inmediatas”, es por eso que invitó a los empresarios a ver mercados más estables y que han sufrido una reactivación económica como Estados Unidos y Europa. 


Igualmente, Lafaurie dijo que se deben mirar los países con los que se han venido firmando los TLC, aunque tanto el Estado como los empresarios deben examinar los temas de admisibilidad de algunos productos a estas economías. 


Soto también indicó que hay perspectivas más interesantes para Colombia en países como China, Japón, Corea e igualmente manifestó que los diversos países sudamericanos, especialmente Brasil, son mercados que les brindarían más oportunidades a los empresarios colombianos.  



Remesas siguen suspendidas

Desde la semana pasada el envío de remesas desde Venezuela fue suspendido por parte del Ejecutivo bolivariano, alegando que se buscaba evitar “la especulación cambiaria, financiera, inflación y el contrabando”. 


La medida estaría afectando a 130.000 familias colombianas que actualmente dejaron de recibir los ingresos de los congéneres que actualmente viven y laboran en Venezuela.  


“En este momento puntual, el primer efecto negativo de la crisis en Venezuela es que millones de colombianos que viven y trabajan en el país bolivariano y que contribuyen muchísimo con el envío de remesas para sus familiares en Colombia, está totalmente paralizado, entonces ahí hay un efecto muy negativo”, puntualizó Sergio Ignacio Soto, director General de Fenalco Antioquia.  


En el 2013 Colombia recibió un total de 4.070,7 millones de dólares en remesas, de los cuales el 12 % provenía de Venezuela, es decir 495,4 millones de dólares. 


La suspensión del envío de remesas fue decretada por tiempo aún no definido y regirá “hasta tanto se instrumente el mecanismo y las nuevas condiciones aplicables para tal fin”, reza la resolución por la que se hizo oficial el anuncio.