Columnistas

¿Espejo del postconflicto?
Autor: José Alvear Sanin
19 de Febrero de 2014


¡Qué es aquello de “pueblos hermanos”, cuando unos gobiernos como el nuestro, fascinado por las Farc, guardan cobarde silencio, y otros del continente acusan de irresponsabilidad a los manifestantes atacados por las Milicias Bolivarianas!


¡Qué es aquello de “pueblos hermanos”, cuando unos gobiernos como el nuestro, fascinado por las Farc, guardan cobarde silencio, y otros del continente acusan de irresponsabilidad a los manifestantes atacados por las Milicias Bolivarianas!


Pero si aceptamos la veracidad de las declaraciones del ponderado gobierno de Maduro, deberemos reconocer que lo que ocurre es que los cien mil y más manifestantes en Caracas son fascistas y explotadores que protestan por el cierre de los diarios burgueses. Al fin de cuentas, ¿qué necesidad tiene ese país de tales medios? ¡Y quién pensaría entonces que todavía quedan tantos millonarios en el depauperado país vecino!


En vez de mirar el atroz espejo venezolano, nuestro gobierno sigue acumulando gabelas para beneficiar políticamente a los mismos señores que el año pasado reclutaron más de quinientos niños y niñas colombianos. Deliberadamente subrayo lo de “niñas” porque todo reclutamiento de menores es abominable, pero en el caso de las pequeñas, habitualmente sufren violación, abortos forzados y degradación de su condición femenina. Tema este, tabú, como tantos otros en La Habana.


Pero como todos los jacobinismos desde la Revolución Francesa son iguales, cedo espacio a una clásica ilustración que vale por mil palabras cuando retrata la índole de ciertos interlocutores: 


***


¿Y qué saben de Colombia los 19 personajes extranjeros que nos recomiendan la paz habanera?