Economía

Work as a mechanism for reintegration
El trabajo como mecanismo de reinserción
Autor: Katherine Giraldo Zuluaga
6 de Febrero de 2014


Se estima que entre 7.000 y 9.000 internos de las cárceles del país podrían beneficiarse por la reforma del Código Penitenciario y Carcelario. De ellos, unos 600 reclusos son de las cárceles de Medellín. 



Algunas empresas establecen convenios con los centros penitenciarios y capacitan a los internos para que puedan laborar allí.

A propósito de la Reforma al Código Penitenciario y Carcelario que entró en vigencia con la Ley 1709 del 20 de enero de 2014, el Ministerio de Justicia y del Derecho indicó en dicha modificación que los internos de mínima seguridad tendrán la posibilidad de realizar trabajo comunitario con los ingenieros militares apoyando el desarrollo de las obras que ellos realizan en todo el país, en coordinación previa con el Ministerio de Defensa.


En ese sentido, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), aseguró que si la persona va a estar amparada por la reforma, este organismo no está en la obligación de conseguirle el empleo a la persona que quiera laborar, porque el Inpec ofrece empleo a los internos dentro de la misma cárcel. Allí hay tres modalidades de trabajo: en las granjas, en los talleres y con las empresas que establecen convenio con el instituto para que los internos trabajen dentro de los establecimientos penitenciarios y sus familias reciban el pago.


Así mismo, Héctor Vásquez, especialista Laboral de la Escuela Nacional Sindical (ENS), precisó que es viable que se busque contratar personas excarceladas ya que en muchas ocasiones estas personas vuelven a delinquir por la falta de oportunidades que tienen tanto en lo laboral como en lo social. También resaltó la importancia de que se establezcan políticas claras para la reinserción laboral.


“Deben haber recapacitaciones laborales para estas personas a través del Sena y otras instituciones, porque muchas personas salen y no tienen los conocimientos para vincularse al mercado de trabajo”, explicó el experto.


Al respecto,  Juan David Pérez, gerente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi) para Antioquia, prefirió no profundizar en el tema y opinó que  “hemos estado pendientes de la reforma, conocemos el impacto, cada gremio tomará sus decisiones”.  


En Medellín, la  Secretaría de Gobierno y Derechos Humanos del municipio, maneja el proyecto “Promoción de Derechos Humanos a la Población Carcelaria y su Reintegración Social”, que brinda atención a las personas privadas de la libertad de los establecimientos penitenciarios Bellavista y El Pedregal, a sus familiares y a las personas que han recuperado su libertad. 


Bibiana Ramírez, directora Técnica de Prevención de la Secretaría de Gobierno y Derechos Humanos, explicó que este proyecto atenderá a la población que recupere su libertad a través de esta nueva reforma. 


“Se atenderán los pospenados logrando un acompañamiento psicosocial, para las personas y sus familiares que permitan la reintegración familiar y social. Porque ellos al recuperar su libertad tienen un impacto cultural y sobre todo familiar, cuando encuentran cambios en su núcleo familiar”, expresó la funcionaria.


También se les brindará un acompañamiento social, jurídico y ocupacional en el que se les ofrecerá la posibilidad de formación en básica primaria, secundaria y cursos en artes y oficios, partiendo de la oferta institucional y las Redes de Apoyo Social.



Otros puntos de la reforma

-Desde las cárceles, internos podrán cotizar pensión:


El trabajo será un derecho y una obligación social de los internos. Para promover las actividades laborales para toda la población carcelaria, el Ministerio de Trabajo deberá coordinar las políticas que fomenten la participación y cooperación de la sociedad civil y de la empresa privada, a través de convenios. La cartera de Trabajo reglamentará en máximo un año las condiciones en que se abrirán estos espacios laborales, incluyendo el régimen de remuneración, seguridad industrial y salud ocupacional y las demás que tiendan a la garantía de sus derechos. La Ley estipula que los internos que trabajen deberán estar afiliados al Sistema General de Riesgos Laborales y de Protección a la Vejez, en la forma y con la financiación que el Gobierno determine. 


 -Estímulos tributarios para quienes den trabajo en las cárceles:


El Gobierno Nacional creará y reglamentará los estímulos tributarios para aquellas empresas públicas y privadas, o personas naturales que se vinculen a los programas de trabajo y educación en las cárceles. Incentivará la inversión  por parte de estas empresas a través de la exoneración de impuestos o rebaja de ellos, al igual que dará beneficios a las empresas que incorporen a pospenados con buena conducta.