Moda

With “paisa” flavor
Con sabor paisa
Autor: Carmen Vásquez
3 de Febrero de 2014


Con cada uno de los festejos más se aprende de este arte que es tan incierto.

Con cada uno de los festejos más se aprende de este arte que es tan incierto.


En materia de condumios la generosidad ha sido línea permanente. Generosidad en las invitaciones, en los platos fuertes, en la variedad de tapas. De vuelta al ruedo el empeño que Dislicores le ha dado a todos estos fines de semana cuando ya marcamos la mitad de corridas. Faltan cuatro.


La sangría Don Simón ha bailado de mesa en mesa y los vinos españoles los mejores escogidos para maridar. Además la asistencia de los aficionados ha sido notable, los colados han sido pocos.


Otro detalle muy taurino este año ha sido el ver muy buenos grupos de bailarines y cantantes de sevillanas en los diferentes lugares de condumio y remate. En el Hotel Belfort, por ejemplo, que el martes pasado inauguró su temporada de paellas y vinos españoles, las jovencitas que daban la bienvenida iban vestidas de manolas.


Con este tema de vestuario español. En la noche del viernes pasado se abrió la pasarela ya famosa de “Simof” Salón Internacional de la Moda Flamenca, que se realiza en la hermosa ciudad de Sevilla, España. En esta apertura se le dio un reconocimiento a la duquesa Cayetana de Alba por el aporte que ella ha hecho a este certamen. Pasarela de volantes, lunares y cola y olé.


Uno de los condumios de la semana pasado fue en Kachotis y María Adelaida Echavarría, mujer de la radio y la televisión, fue quien hizo la convocatoria. Ella un día intentó cortarse la coleta, pero... ya la puya que le habían puesto en su corazón no la dejó guardar los trastos. María Adelaida sigue en el ruedo de la fiesta brava. Con razón, aquí en Kachotis que es restaurante-bar situado en el Parque Lleras, nos encontramos con figuras de la radio taurina, aficionas de mucho temple y toreros con sus familias.


Un detalle nos gustó mucho en Kachotis fue ese toque de empanadas paisas y platillo de asado en picada. Condumio con sabor a lo nuestro y olé.


Iván Fandiño nos dejó en la tarde del sábado un poema en el corazón.