Mundo deportivo

Will he defend his podium at the Tour?
¿Defenderá su podio en el Tour?
28 de Enero de 2014


La nueva joya del ciclismo mundial, el boyacense Nairo Quintana, aún no le dice no al Tour de Francia 2014, competencia en la que impresionó el año anterior al ser subcampeón, vencedor de la montaña y mejor joven.


Foto: EFE 

Quintana llegó al Movistar español en 2012, año en el que continuó deslumbrando gracias a sus dotes como escalador.

EFE


El colombiano Nairo Quintana no descarta volver este año a la ronda francesa, pese a que en su calendario inicial había previsto disputar el Giro de Italia y la Vuelta a España.


“Me gusta mucho el Tour, es una prueba espectacular. El Giro siempre me ha atraído mucho por su perfil montañoso. No se pueden hacer Giro y Tour, así que espero a que Eusebio Unzúe (director del equipo Movistar) tome una decisión, porque creo que tiene que tener el permiso del patrocinador”, afirmó el corredor.


Inicialmente, la formación española en la que milita el ciclista colombiano había dejado entrever que Quintana no defendería su podio en el Tour de Francia, donde el jefe de filas sería Alejandro Valverde.


Quintana señaló que estará en la presentación del equipo este viernes, antes de retornar a Colombia para asistir al nacimiento de su hija, quien llevará por nombre Mariana.


Posteriormente, el pedalista participará en las Vueltas a Andalucía, Cataluña y Romandía y no correrá este año la del País Vasco, competencia que ganó el año pasado.


El colombiano, que acaba de adjudicarse en Argentina la Vuelta de San Luis, afirmó que no pensaba alcanzar el nivel actual con tan solo 23 años, pero indicó que todavía tiene “margen de progresión, en particular en la gestión de la carrera”.


Quintana destacó el ambiente que se encontró en Argentina, que comparó con el que hay en su país, donde el ciclista señaló que el fervor actual por el ciclismo “se multiplicaría por dos” si algún día logra ganar el Tour.


“Hay un fuerte sentimiento patriótico y mucha gente se identifica conmigo. Eso supone al tiempo un orgullo y una responsabilidad”, concluyó.