Nacional

Vicepresidente plantea acuerdo de "mínimos humanitarios" con Farc
26 de Enero de 2014


Entre esos "mínimos humanitarios", Garzón consideró que la guerrilla debe comprometerse a liberar a los secuestrados y cesar esa práctica.


EFE


El vicepresidente Angelino Garzón, instó hoy a su Gobierno y a las Farc a firmar un acuerdo de "mínimos humanitarios" antes del Mundial de Fútbol de Brasil 2014, que comienza en junio, para demostrar con este gesto que es posible lograr la paz en el país.


Garzón hizo esta petición en una de sus cartas abiertas sobre asuntos de actualidad en el país, en la que rechazó los "hechos criminales" realizados en los últimos días por la guerrilla y por grupos neoparamilitares contra defensores de derechos humanos y políticos de izquierdas.


"Considero urgente, tanto para las guerrillas colombianas como para el Gobierno, dar un paso en favor de la búsqueda de la paz, la verdad, el perdón y la reconciliación con la firma de una declaración conjunta de compromiso con los mínimos humanitarios antes del Mundial de Fútbol", afirmó el vicepresidente.


Y agregó: "Como vicepresidente de la República y ahora también como embajador de Colombia en Brasil (cargo que asumirá a partir de marzo o abril), mi deber es trabajar por el cumplimiento de la Constitución Política Nacional y hacerla cumplir y uno de sus mandatos, es el de buscar la paz para Colombia".


Asimismo, consideró que el país no se puede quedar "en el camino de las buenas intenciones o en las simples declaraciones, sino que es necesario pasar a las acciones en favor del derecho de la población a vivir mejor, en tranquilidad y en paz".


En las últimas semanas se ha registrado un repunte de los niveles de violencia por parte de todos los actores armados.


"Los recientes hechos criminales (...) nos están demostrando y alertando que el extremismo y criminalidad de algunos grupos de la guerrilla y de la extrema derecha quieren acabar con los esfuerzos de paz en Colombia", denunció.


A juicio de Garzón, el Gobierno también se tendría que comprometer a respetar la vida de los guerrilleros que cumplan los mínimos, a aplicar una política de Derechos Humanos en el trato de guerrilleros presos, a invertir en zonas pobres y afectadas por el conflicto y a consolidar el respeto al diálogo social.