Nacional

Justicia transicional no supone impunidad: De la Calle
21 de Enero de 2014


El jefe de los negociadores en La Habana, afirmó que el Gobierno no está "entregando el país", como sostienen algunos opositores a los diálogos de paz.


EFE


Humberto de la Calle, jefe de los negociadores del Gobierno en los diálogos de paz con las Farc, aseguró hoy que la estrategia de la justicia transicional "no es un acto de resignación" ni supone concesiones o impunidad para los responsables de crímenes contra la humanidad.


De la Calle se refirió al asunto en un artículo divulgado hoy para desmontar "falsas versiones y mitos inverosímiles" sobre el alcance del actual proceso de paz, entre ellos la creencia de que habrá impunidad para quienes hayan cometido crímenes de lesa humanidad en el conflicto colombiano.


"La justicia transicional no es un acto de resignación y de concesiones a los victimarios, más bien es una oportunidad para hacer frente de manera definitiva a un legado de gravísimas violaciones a los derechos humanos y arraigar por fin el Estado de derecho en todo el territorio nacional", sostuvo De la Calle.


El proceso de paz colombiano tiene previsto servirse de un mecanismo de justicia transicional que aún no se ha concretado pero que buscará regular el proceso de desmovilización y reinserción de los alzados en armas a la sociedad civil.


En su artículo, el jefe de los negociadores del presidente Juan Manuel Santos negó también que en La Habana el Gobierno esté "entregando el país", como sostienen algunos opositores a este proceso de diálogo.


"Nada más alejando de la realidad", indicó De la Calle, quien recordó que las conversaciones se ciñen a los puntos pactados para el proceso, una agenda que "el gobierno no tiene previsto cambiar".


Asimismo, recomendó en este punto no confundir "las intervenciones habituales de las Farc (...) con lo que ocurre en la Mesa de Conversaciones".


Y recalcó que los dos primeros acuerdos parciales logrados en el proceso (una reforma rural integral y apertura democrática para la participación política) están inscritos "fielmente en el ideario del estado social de derecho".


"Lo pactado implica reformas, incluso reformas constitucionales, pero nada de ello corresponde a devaneos ni concesiones que desvirtúen la esencia de la democracia", aseveró.


Respecto a la reforma rural negó que vaya a afectar a la propiedad privada: "Es un cambio histórico, un renacimiento del campo colombiano, que puede darse en el escenario del fin del conflicto. Todo esto se hará con pleno respeto por la propiedad privada y el estado de derecho. Los propietarios legales nada tienen que temer".