Economía

Interest on severance funds will mitigate debts
Intereses de las cesantías mitigarán las deudas
Autor: Johana Ramírez Gil
14 de Enero de 2014


Las cesantías fueron creadas como un mecanismo de protección al trabajador en caso de desempleo y deben considerarse como un ahorro.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

Los intereses de las cesantías son un dinero extra que ayudará a alivianar sus finanzas en este inicio de año. Sepa, desde ahora, en qué las va a invertir.

A más tardar el 31 de enero de 2014 los empleadores del país deberán pagarles a sus trabajadores los intereses de las cesantías que tengan acumuladas hasta el 31 de diciembre de 2013. 


Según Héctor Correa, presidente de la Federación de Contadores Públicos de Colombia (Fedecop), cada año el contador adelanta unas previsiones en las que le informa al empleador cuál es el dinero  que tiene que tener a fin de año para pagar  las primas de servicios, las vacaciones, las cesantías y los intereses de las cesantías.


“Algunos empresarios, muy juiciosos, van guardando el dinero y otros no, pues la convierten en capital de trabajo y por eso en enero y febrero los bancos están ofreciendo créditos para que los empresarios paguen las cesantías a los fondos y los intereses a sus empleados”, precisó el presidente del gremio contador.


Indicó además que 8,33 % es el porcentaje mensual que los empresarios deben guardar para las cesantías y el 1 % para el pago de sus intereses para que no pasen dificultades al principio del año cuando deban pagar estas obligaciones laborales. 


Los intereses de las cesantías son una pequeña rentabilidad que tiene el trabajador y, a diferencia de las cesantías, se entregan cada año directamente al empleado y no tiene ningún tipo de restricción para su gasto.


Sin embargo, Paula María Almonacid Hurtado, docente del Departamento de Finanzas de la Universidad Eafit, explicó que hay diferentes alternativas en el mercado para destinar estos recursos extras. 


“Las carteras o también en pensiones voluntarias son una buena opción para invertir. Cada una de estas  presenta ciertas alternativas dependiendo si quiere en un perfil moderado o alto riesgo”, sugirió la economista. 


Así mismo, el presidente de Fedecop precisó que la mayoría de los trabajadores colombianos utilizan este dinero extra para el pago de deudas,  como tarjetas de crédito, especialmente de aquellos gastos que se efectuaron a fin de año. 


Crecer el capital


Otra de las posibilidades es aumentar el capital que se tiene de las cesantías consignando sus intereses en los fondos, pues entre más tiempo mantenga sus cesantías en su cuenta individual, mayor será la rentabilidad que obtendrá.


“Los fondos de cesantías reciben todo lo que usted les quiera entregar, son como un banco. Usted como trabajador puede entregar los intereses de las cesantías si hay una solicitud”, explicó el presidente de  Fedecop, quien agregó que se presentan “muy pocos de estos casos”, pues las personas prefieren destinar estos intereses al consumo. 


De acuerdo con la Asociación Colombiana de Ad ministradores de Fondos de Pensiones y Cesantías (Asofondos), si un afiliado al inicio de 2010 tenía $100 depositados en el portafolio de largo plazo, al retirarlos a finales de 2011, había obtenido un saldo de $110,34. Sin embargo, si ese mismo afiliado hubiera dejado esos $100 hasta finales de 2013, el monto de sus cesantías, para entonces, había sido de $120,36. 


Ahora, si se toma el mismo ejemplo anterior pero asumiendo que los $100 están depositados en el portafolio de corto plazo, los resultados a finales de 2011 y 2013 serían de $107,35 y $116,74 respectivamente. 


Los que recibirán las cesantías


A los intereses de las cesantías tienen derecho los empleados que cuenten con un contrato laboral, por lo tanto no cubre a quienes laboran a través de contrato de prestación de servicio u honorarios, entre otros.


Por eso, Luis Alejandro Pedraza, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), aseguró que hay una deuda pendiente con la mayoría de los trabajadores del país ya que  laboran de manera informal, así que no tienen este tipo de garantías. 


“Es el caso de quienes trabajan en servicios y comercio, de 8 a.m. a 6:00 p.m., y al final del día les pagan $20.000, sin recibir pensión, salud, riesgos profesionales ni mucho menos los intereses y las cesantías”.


En ese sentido, Asofondos destacó que las cesantías están ligadas a la estabilidad laboral del trabajador. Las cifras correspondientes al año 2013, muestran que el 34 % de los retiros de cesantías han sido utilizados como mecanismo de protección en momentos de desempleo, precisamente, el propósito que inspiró la creación de este instrumento hace más de 20 años. En dinero, dicho porcentaje equivale a $1.08 billones, los cuales en su mayoría han beneficiado a trabajadores de bajos ingresos. 



Qué viene después de recibir los intereses de las cesantías

Después de pagar al trabajador los intereses de las cesantías antes del 31 de enero, los empleadores deben consignar antes del 15 de febrero, en un fondo de cesantías, el equivalente a un mes de salario por cada año de servicio o proporcional al tiempo laborado. En ese caso, la ley reglamenta la normativa que establece en qué eventos el trabajador puede retirar sus cesantías:


-Adquisición de vivienda con su terreno o lote.


-Adquisición de terreno o lote solamente.


-Construcción de vivienda, cuando ella se haga sobre lote o terreno de propiedad del trabajador interesado o de su cónyuge.


-Ampliación, reparación o mejora de la vivienda de propiedad del trabajador o de su cónyuge.


-Liberación de gravámenes hipotecarios o pago de impuestos que afecten realmente la casa o el terreno edificado de propiedad del trabajador o de su cónyuge.


-Adquisición de títulos sobre planes de los empleadores o de los trabajadores para la construcción de las mismas, contratos con entidades oficiales o privadas.


-Para financiar los pagos por concepto de matrícula del trabajador, su cónyuge, compañera o compañero permanente y sus hijos, en entidades de educación superior reconocidas por el Estado.




Jóvenes, a conservar cesantías

Los jóvenes son quienes más deben preservar sus cesantías, teniendo en cuenta que tanto el desempleo como la inestabilidad laboral afectan, en particular, a estos trabajadores, sugiere Asofondos. 


Un reciente estudio del economista y experto en mercado laboral, Hugo López, director del Banco de la República de Medellín, demuestra q ue la población joven es mucho más susceptible a perder sus puestos de trabajo. 


La investigación concluye que cada año cerca del 20 % de los jóvenes de 24 años, sin educación superior, pierden su empleo.